Tags: Lanzamientos |

Banif registra en la CNMV cuatro fondos perfilados


Banif ha registrado en la CNMV cuatro fondos de fondos globales, dentro de una gama perfilada que cuenta con distintos niveles de riesgo. Los fondos son, de mayor a menor riesgo, Banif Cartera Agresiva, Banif Cartera Selección, Banif Cartera Equilibrada y Banif Cartera Conservadora. Los cuatro productos replican carteras de fondos ya existentes y registrados en Luxemburgo, elaboradas por los gestores entre un universo de un centenar de fondos (fruto de un filtro previo tanto por tipo de activo como de zona geográfica), inspirándose en la visión macroeconómica y de mercado del banco, y en función del perfil de riesgo. La inversión mínima inicial es de una participación.

El primero, Banif Cartera Agresiva, es un producto que carece de predeterminación en cuanto a los porcentajes invertidos en cada tipo de activo, estilos de inversión y emisores, según indica el folleto del fondo. Así, los fondos de renta variable tendrán un mínimo del 40% de la exposición total, aunque en casos excepcionales podrá reducirse al 0%. Por su parte, las IIC de renta fija, con un máximo del 60% del patrimonio, invertirán tanto en renta fija pública como privada, sin predeterminación de porcentajes, de emisores, de sector económico, zona geográfica o duración. En cuanto a los países emergentes, el límite de la exposición tanto en renta fija como privada es del 30%, mientras el riesgo divisa puede afectar a la totalidad del patrimonio del fondo.

La cartera que replica, contaba a finales de octubre con un peso cercano al 70% en bolsa, a través de fondos de la casa como Banif Dividendo, Banif RV España 2 o el Santander ACC Latino-Americanas, y de otros proveedores como el fondo asiátivo de Franklin Templeton o el paneuropeo de Invesco y el de M&G. En renta fija, el peso era del 7%, con un fondo de ING y otro de high yield global de Schroders, mientras las inversiones alternativas ocupaban el 4,7% de la cartera, con posiciones en fondos de retorno absoluto como el Julius Baer AB o el Quadrim 4, de EDRIM. También contaba con una exposición a materias primas del 6,6%, a través de un fondo de DWS.

El segundo, Banif Cartera selección, replica una cartera cuyo objetivo es la preservación de capital, para ofrecer retornos a medio plazo en cualquier circunstancia de mercado. Así, las IIC de renta variable representan un máximo del 95% del patrimonio del fondo, con una exposición a emergentes de hasta el 30%. La exposición a riesgo divisa puede llegar también a la totalidad de la cartera. La cartera que replica, contaba a finales de octubre con un 48,5% en bolsa, con fondos similares a los de la anterior cartera pero incorporando el Robeco US Premium, que ocupa casi el 15% de los activos. La renta fija supone a penas el 5%, la gestión alternativa el 19,3% y las materias primas el 4,5%, con los mismos productos señalados en el caso anterior.

Por su parte, Banif Cartera Equilibrada tiene una exposición a renta variable de hasta el 60% de sus activos, con hasta el 20% en emergentes, mientras la renta fija supondrá un mínimo del 40% de la cartera, y hasta un 20% de la exposición total podrá estar en emisiones high yield, baja calificación crediticia y en renta fija de países emergentes. El riesgo divisa será del 30% como máximo. La cartera que replica, contaba a finales de octubre con un 30,4% en bolsa, el 35,2% en renta fija, el 20,5% en alternativos y el 2,9% en materias primas. Aunque los fondos seleccionados se repiten, en renta fija esta cartera añade el Parvest Euro Short, de BNP Paribas, el Black Rock Short Duration, el fondo Renta Fija Euro 1-3 de Santander AM y un fondo de deuda corporativa de Morgan Stanley.

Por último, el Banif Cartera Conservadora tendrá una exposición mínima del 80% a renta fija, con un mínimo del 75% en alta calificación crediticia, y hasta un 5% en high yield y países emergentes. La renta variable tendrá una presencia límite del 20%, también con un 5% de máximo en emergentes. El riesgo divisa será de hasta el 30%. La cartera a la que replicará contaba a finales de octubre con apenas el 7% en bolsa, a través de dos fondos de Banif, uno de bolsa estadounidense de Robeco y otro paneuropeo de Invesco, el 20,6% en gestión alternativa y el 1% en commodities. La cartera centraba el grueso, el 61% de los activos, en renta fija, añadiendo a algunos fondos anteriores el Pioneer Eurocurve 1-3.

Diferencias y afinidades

Entre sus diferencias, si en los dos primeros casos la suma de las inversiones totales en IIC con política de inversión enfocada a la inversión en renta variable de países emergentes, y en renta fija emergente y/o high yield podrá alcanzar el 100% de la exposición total, en el tercero esa suma no superará el 25% y en el último, el 5%. Además, los tres primeros cuentan con un horizonte de inversión recomentado de 3 a 5 años, y el último, de entre 0 y tres años. Con respecto a las comisiones, son parecidas, pero difieren en el último fondo: en los tres primeros, la comisión directa de gestión asciende al 1,35% del patrimonio y al 9% sobre resultados, y la indirecta al 2,4% del patrimonio, mientras la de depósito directa es del 0,1% y la indirecta del 1%. En el último caso, la comisión directa de gestión será del 1,1% sobre el patrimonio pero la indirecta, del 2,65%.

En común, los cuatro fondos replican carteras que invertirán un mínimo del 90% de su patrimonio en otras IIC de carácter financiero, que sean activo apto, armonizadas o no, pertenecientes o no al grupo de la gestora, y la parte restante estará invertida directamente en activos del mercado monetario y/o depósitos a corto plazo. Los fondos toman como referencia el comporamitento de los índices Ibex 35, Stoxx 50, S&P 500, Merril Lynch Euro Govt 1-3Y y Eonia.