Banif: cómo afecta el conflicto de Ormuz al precio del petróleo y a los activos


En las últimas semanas los precios del petróleo se han incrementado de forma significativa debido a tres factores fundamentales. Según apunta Banif en su último informe los mejores datos económicos a nivel global, tensiones geopolíticas en Oriente Medio, y la actitud y el mensaje acomodaticio de los bancos centrales están afectando directamente al precio del crudo. El impacto de un incremento de los precios del crudo sobre los activos de riesgo es diferente dependiendo del origen del mismo, apuntan los analistas de la entidad de banca privada. "Así, los activos de riesgo suelen continuar haciéndolo bien mientras la demanda es principal factor de subida del precio de crudo, mientras que si el alza de precios proviene de shock de oferta, estos tienden a corregir. No obstante, hay que recalcar que en el pasado el incremento de la volatilidad en la cotización del crudo ha estado asociado a un incremento de la volatilidad de la renta variable y un menor apetito por el riesgo", dicen.


En renta fija,
dice Banif, el impacto es algo más ambiguo. "Y es que dado el carácter tradicionalmente transitorio de los shocks petroleros, apenas suelen producirse cambios en las expectativas de inflación a largo plazo. En el caso de que el problema venga por el lado de la demanda, lo normal es ver un incremento de las rentabilidades de la curva, tanto en términos nominales como reales, mientras que si los factores dominantes son problemas de oferta, las rentabilidades reales de la curva tenderían a descender, estando el impacto en rentabilidades nominales menos claro debido a una mayor aleatoriedad del componente de inflación", dicen.

 

En cuanto al conflicto de Irán y el posible cierre del estrecho de Ormuz, los especialistas de Banif lo ven poco probable. "Aunque es muy probable que la tensión “retórica” continúe a medio plazo, estamos ante un escenario en que nadie parece estar dispuesto a tensar más la cuerda. De hecho, Irán se encuentra confortable con los precios de crudo actuales, mientras que EEUU no se puede permitir otra guerra más en año electoral. De ahí que, desde el punto de vista geopolítico, se nos antoje muy probable la continuidad del status quo actual, lo que haría que se mantuviera la prima de riesgo geopolítica que lleva incorporada el precio del barril, si bien no repuntaría".

Lo más leído