Bancos, aseguradoras y materias primas, remedios de Gesconsult a la elección de Trump


No contaban con la victoria de Donald Trump, aún así, Gesconsult estaba preparado. Conscientes de que se abre un nuevo escenario, la gestora ha posicionado sus carteras de renta fija y renta variable para el nuevo contexto de mercado.

A nivel macroeconómico, lo más destacado para ellos es que se inicia la transición de una política monetaria a una política fiscal, algo que se va acelerar en EE.UU. con la llegada de Trump. Respecto a Europa, David Ardura, subdirector de estrategia de Gesconsult, cree que todavía se está llevando la política monetaria al límite.

Para Ardura, la política fiscal proporcionará mayor inflación, mayor renta disponible (es decir, mayor consumo), más rentabilidad de los proyectos empresariales, más inversión y un mayor apalancamiento de los estados que deberá ser financiado con crecimiento.

En sentido, Ardura apunta que el nuevo entorno requiere una nueva estrategia en renta fija consistente en buscar activos con riesgo limitado y potencial de rentabilidad. “Ya estábamos preparados para el entorno de subida de tipos”, determina Ardura, quien además determina que puede contrarrestar los efectos de una transición desde la política monetaria a la fiscal con los activos que tienen en cartera.

Ante una subida de tipos cuentan en sus carteras con bonos flotantes tanto en euro como dólar y con coberturas del bono alemán. Para un mayor crecimiento y mayor renta disponible, que se trasladaría en más inflación, tienen bonos ligados a la inflación.

En líneas generales se decantan por bajas duraciones, bonos flotantes, evitar la deuda soberana europea e invertir en empresas conocidas y estables.

Bancos, aseguradoras y materias primas

En cuanto a renta variable, según Alfonso de Gregorio, director de Gestión de Gesconsult, este nuevo escenario será positivo para bancos, seguros, constructoras y empresas de consumo cíclico.

Por el momento, la victoria de Trump ha provocado los primeros movimientos en el mercado. Desde la firma consideran que el previsible crecimiento de la inflación derivado de sus políticas provocará una subida de tipos más rápida de lo previsto. Este planteamiento se ha reflejado en un fuerte repunte de los tipos de interés en EE.UU y Europa.

Otro movimiento destacado para ellos es la fuerte rotación hacia sectores cíclicos. Desde que ganó, subrayan, los sectores del Eurostoxx 600 que más se han revalorizado son el asegurador y bancario, los recursos básicos y el sector salud. En cambio sufre más el eléctrico.

La alta correlación positiva del sector bancario con los tipos de interés y la correlación negativa del sector eléctrico y renovable con los mismos, determina para la gestora el comportamiento que se puede esperar de ambos en los próximos tiempos. De ahí que, señala Alfonso de Gregorio, vayan a evitar las eléctricas e incrementar su posición en el sector asegurador e introducirse en el bancario. También confían en materias primas, así como en incrementar posiciones en empresas con fabricas en EE.UU. o con una presencia relevante en el sector de infraestructuras.

Asimismo esquivaran compañías con fuerte posición en países emergentes, en especial México, empresas muy endeudadas y compañías inmobiliarias puras. Para el primer caso lo ejemplifican con BBVA, banco del que han salido recientemente. En cuanto a las inmobiliarias, mantendrán exposición a aquellas que se dediquen a alquileres, a las que debería ayudar una mayor inflación.

Como ejemplos de compañías que les gustan, cita Lola Jaquotot, están Bankinter e ING, Catalana Occidente y Axa, Talgo, Amorim, Acerinox, Europac, Publicis Groupe y Savencia, entre otras.

Para Gregorio, la clave estará en los beneficios empresariales. “Históricamente, la mejora en beneficios de las empresas se ha reflejado en sus cotizaciones”, explican. Por ello esperan que las expectativas de crecimiento de beneficios repercuta positivamente en la bolsa en el próximo año.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído