Banco Sabadell, BES y Banesco presentan ofertas no vinculantes por Banco Gallego


La primera fase de la subasta de Banco Gallego ha terminado con la presentación de tres ofertas no vinculantes para quedarse con la entidad. Se trata de las presentadas por Banco Sabadell, Banesco y Banco Espírito Santo (BES). En el sector se da por hecho que será la entidad catalana la que finalmente adquirirá la entidad gallega, en este momento propiedad del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). El día 5 de abril vence el plazo para las ofertas vinculantes.

Banco Sabadell, experto en fusiones, tiene la operación más sencilla dado que con toda seguridad la operación se tramitará a través de un canje de acciones (para poder dar a la vez una compensación a los propietarios de preferentes de la entidad) y en ese caso sería más fácil entregar títulos de una entidad cotizada en España, que otros de una portuguesa o de una venezolana. 

Además, el Sabadell está firmemente dispuesto a quedarse con la entidad gallega, dado que quiere aumentar su presencia en esta región, y con esta operación se haría con 123 sucursales en Galicia, a través de las cuales podría incrementar sustancialmente su negocio aprovechando la pérdida que inevitablemente tendrá Novagalicia con el cierre obligado de sucursales. 

Por su parte, Banco Espírito Santo es una entidad portuguesa que ya hace meses analizó el Banco Gallego. Desde hace años busca incrementar su presencia en España, no sólo a través de crecimiento orgánico sino también con compras. Galicia es su territorio de expansión natural y Banco Gallego es una entidad con un perfil de cliente con patrimonios medios y altos, lo que les hace muy complementarios. 

El banco venezolano Banesco ya adquirió recientemente Banco Etcheverría, el otro banco gallego, y esta nueva adquisición le permitiría aumentar de forma sustancial su presencia en Galicia. Es de prever que si sale victorioso de la pugna opte por abordar una fusión de ambas entidades. 

Banco Gallego tiene un balance con 3.120 millones en créditos y 3.050 millones en depósitos, según los últimos datos publicados por la AEB, y el comprador tendría que pagar unos 200 millones de euros, de los cuales una parte irían a paliar su déficit de recursos propios.

 

Empresas

Noticias relacionadas