Baja la prima de riesgo político, pero aumenta la inflación


TRIBUNA de Raimundo Martín, director general de Mirabaud Asset Management para España, Portugal y Latinoamérica. Comentario patrocinado por Mirabaud AM.

Si analizamos la actual situación del mercado de deuda pública estadounidense, y tras descender 40 puntos básicos entre marzo y abril, son de esperar nuevos incrementos de los rendimientos a diez años. El aumento de la inflación y la aceleración del crecimiento trimestral confirman el buen tono de la actividad, y la opinión de consenso en los mercados financieros apunta a tres subidas de los tipos de referencia de la Reserva Federal en 2017.

Centrándonos en la deuda pública europea, los primeros resultados de las elecciones francesas se interpretaron en clave positiva para los mercados, lo que provocó un descenso del riesgo político y, por tanto, del diferencial de rendimiento frente a los bonos alemanes de la deuda de Francia y los países de la periferia. El triunfo de Emmanuel Macron en la segunda vuelta también ha sido muy bien recibida por los mercados pero, no debemos perder de vista el aumento de la inflación subyacente y la revisión al alza de las previsiones de inflación en la zona euro factores, ambos, que nos llevan a mantener la infraponderación en deuda pública de la zona euro.

En deuda corporativa, nuestro posicionamiento es neutral tanto en Europa como en Estados Unidos, donde las rentabilidades superiores del segmento de alto rendimiento frente al de alta calidad crediticia desde hace doce meses han sido considerables, debido principalmente al rebote del precio de la energía. En cambio, el recorrido a la baja de los diferenciales de deuda corporativa sigue siendo muy escaso, dado que estos se mueven actualmente en unos niveles muy bajos desde una perspectiva histórica. En Europa, el recorrido a la baja de los rendimientos también es cada vez más escaso, sobre todo por el aumento de la oferta de títulos derivada de las operaciones de fusión y adquisición que se esperan para los próximos meses.

En los países emergentes, recogimos beneficios y redujimos a neutral nuestro posicionamiento táctico tras la fuerte compresión de los rendimientos de los títulos de deuda pública. Este último movimiento se explica por la mejoría de los fundamentales económicos y los índices de directores de compras. Sin embargo, estos mercados siguen siendo sensibles a las nuevas alzas de los tipos de referencia anunciadas por la Reserva Federal estadounidense, lo que reduce el potencial de la deuda emergente.

En general, y como ha venido ocurriendo en los últimos meses, la renta fija puede arrojar oportunidades, pero hay que hacer un seguimiento muy exhaustivo del mercado para aprovecharlas. Desde Mirabaud Asset Management mantenemos la recomendación clara de apostar una gestión activa, muy centrada en el análisis y con gran flexibilidad. Una estrategia que, a modo de ejemplo, sigue el fondo total return Mirabaud Global Strategic Bond y que ha logrado una rentabilidad en los últimos 12 meses cercana al 6% y una volatilidad alrededor del 2%, lo que le lleva a tener de los mejores ratios de rentabilidad riesgo de su categoría.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído