Axa US Short Duration High Yield, ideal para diversificar


El fondo Axa US Short Duration High Yield se trata de un producto idóneo para diversificar la parte de renta fija que tiene el inversor en su cartera. El fondo actúa como complemento idóneo para aquellos inversores cuyas carteras estén más posicionadas hacia renta fija euro. Fondo de “High Yield” estadounidense a corto plazo. Se compran bonos a los que les quedan menos de tres años para el vencimiento, o que consideran que van a ser amortizados en ese plazo. Esto permite reducir al máximo las posibilidades de impago del emisor “default” ya que la visibilidad sobre cada compañía a ese plazo es muy alta.

 

Se trata de un fondo interesante para tener en cartera, por los siguientes motivos:

 

1- Los spreads de la renta fija corporativa y más concretamente de los “High Yield” se encuentran muy por encima de su media histórica. Deberían tender a reducirse en los próximos meses ante una mejora de la economía.

 

2- Los datos macroeconómicos de la economía norteamericana están mejorando, demostrando su capacidad para seguir creciendo, con el apoyo de la inversión, consumo (recuperación progresiva del mercado laboral) y con la construcción contribuyendo ya en positivo.

 

3- Se ofrece un cupón medio muy atractivo (8,8%) con una cartera muy diversificada de títulos (262).

 

4- Las empresas norteamericanas gozan por lo general de un “buen estado de salud”, con fuertes posiciones en liquidez y con un ratio de default históricamente bajo (alrededor del 1,20%).

 

El fondo está gestionado por el equipo de especialistas de renta fija USA, que fue fundado en 2001 como especialistas de renta fija corporativa. Se trata de un equipo estable desde entonces, con experiencia en la inversión de este tipo de activos en diferentes ciclos económicos. El estilo de gestión es activo, basado en una mezcla de “top-down” y “bottom-up” con el objetivo de proteger el capital y la generación de ingresos. El fondo no cuenta con un índice de referencia, su composición sectorial no tiene que ver con los pesos que tienen los índices.

 

La selección de los bonos pasa por estrictos filtros de crédito y cumplen con diversos requisitos de análisis fundamental

 

El proceso de inversión parte de una selección del riesgo, identificando tanto riesgos “macroeconómicos” como “microeconómicos”, con el objetivo de seleccionar geográficamente y por emisores. La segunda parte del proceso consiste en valorar los riesgos geográficos (diferencial de spreads o de rentabilidades) y los riesgos el emisor (ratings externos, tipo de industria, curva de crédito, estructura de capital…). Finaliza el proceso con una gestión del riesgo, valorando los riesgos de mercado, de tipos de interés, de sector o de curva (entre otros).

 

Se realiza una gestión activa y se aplica una disciplina estricta de estrategia de venta, con el fin de reducir el riesgo de cualquier “downgrade” o posible “default”. Se trata de un fondo con pocos competidores en el mercado, ya que la duración es muy inferior al resto de fondos de High Yield. Esta menor duración, se traduce en una mejor rentabilidad ajustada al riesgo, ya que la volatilidad del fondo es muy inferior al resto de fondos de su categoría. Esto significa, que históricamente el fondo participa del 45% de la subida de los mercados “US High Yield” y en un 25% de las caídas de los mismos. La volatilidad histórica de la cartera se encuentra por debajo de la de los “treasuries” americanos a 5 y 10 años y con rentabilidades superiores a los mismos.

 

El fondo ha obtenido una rentabilidad anualizada del 6,57% con una volatilidad del 4,18% en los últimos 10 años, frente a la rentabilidad del 8,57% y volatilidad del 11% del índice (BOFA ML US High Yield Index). Duración actual: 3,1 años. Existe una clase cubierta a euros, si el inversor no desea asumir el riesgo de tipo de cambio.

 



 Jose Hinojo Thomas, departamento de gestión de activos de Renta 4

Empresas

Lo más leído