Aviva Investors: oportunidades de inversión en la Europa emergente


La Europa Emergente ofrece una oportunidad de inversión  atractiva que, sin embargo, ha pasado desapercibida para los inversores a largo plazo. El creciente alineamiento de la región con Europa y el mundo occidental ha supuesto una importante mejora en el desarrollo financiero e institucional de esta región, reduciendo consecuentemente riesgos específicos de país.

De los fondos de la categoría VDOS Renta Variable Internacional Emergentes Europa, con calificación de cinco estrellas, AVIVA INVESTORS EMERGING EUROPE EQUITY obtiene en el año el mejor resultado, con una revalorización de 14,83 por ciento, en su clase I en euros.

El hecho de que la cobertura de las empresas de la región sea limitada, especialmente en cuanto a disponibilidad de análisis, junto con la percepción de los inversores del papel dominante de Rusia, ha llevado a los inversores a dejar pasar de largo este mercado, creando una oportunidad única de inversión a largo plazo.

El equipo gestor cree que la focalización en la Europa Emergente, excluyendo Rusia del universo inversor, permite al equipo gestor encontrar oportunidades de inversión verdaderamente únicas que, por haber sido malentendidas o infravaloradas, se descartan.

El gestor principal del fondo es Will Ballard. Will está en la industria de inversión desde el año 2000, incorporándose a Aviva Investors en 2009, asumiendo en 2011 la responsabilidad por la gestión del fondo. Will recibe apoyo directo del Equipo Europeo de Renta Variable, integrado por seis profesionales de la inversión en Varsovia, seis en París y dos en Londres.

En la identificación de ideas de inversión, el equipo gestor sigue un estilo bottom-up. Estiman que al focalizarse en empresas de la Europa Emergente, que cuentan con modelos de negocio atractivo y escalable, apoyado por un sólido flujo de caja y un balance fuerte, con un equipo directivo correctamente incentivado y alineado con los intereses de los accionistas, se pueden generar retornos de inversión excepcionales. Combinando esta estrategia con una fuerte disciplina value, pueden conseguirse retornos superiores con un margen de seguridad.

El universo inversor incluye 400 empresas, de las que se seleccionan aquellas que a largo plazo (entre 3 y 5 años) cuentan con modelos de negocio defendibles, atractivos y escalables y que estén infravalorados por los mercados. La primera parte del proceso de inversión consiste en realizar un ranking del universo aplicando filtros por valoración, calidad y momentum de cada negocio.

Se identifican así las oportunidades de inversión que no solamente cuentan con fuertes dinámicas de negocio subyacentes, un balance fuerte y retornos elevados y sostenibles, sino también que están incorrectamente valoradas por los mercados de renta variable. Los resultados de este primer filtro se contrastan para comprobar la integridad de los datos.

El siguiente paso consiste en el análisis en profundidad específico sobre cada compañía, por parte de los gestores, para crear una lista de inversiones potenciales. El análisis fundamental es una parte clave de este proceso, que cubre valoración, análisis financiero y del sector y análisis macro. Se pone un especial énfasis en la importancia de analizar y entender una compañía, complementándose con interacción directa con el equipo directivo senior a través de visitas a la empresa.

La cartera no tiene limitaciones y se construye con un enfoque bottom-up que incluye las ideas de mayor convicción. El posicionamiento de sector resultante es una función de la selección individual de compañías. La gestión del riesgo es un componente vital, que queda reflejado en el tamaño de cada posición en la cartera, de acuerdo con la valoración de riesgo/retorno del gestor.

El resultado final de este proceso es una cartera cuyos componentes muestran una atractiva combinación de bajas valoraciones (PER 13x) y un fuerte crecimiento de beneficios. La calidad y la seguridad se ponen de manifiesto en la elevada rentabilidad por dividendo, de 3,6 por ciento, y el Rendimiento sobre Capital (ROE) de 14 por ciento, con un modesto coeficiente de Endeudamiento sobre Capital (Debt/Equity) de 64 por ciento.

La disciplina de venta se basa en el seguimiento de tres factores: 1.valoración – si la compañía excede su precio objetivo o su posición en el ranking de filtrado inicial se deteriora; 2. tesis de inversión – si la empresa cambia de estrategia o es inconsistente y 3. evolución – si no se asigna capital adicional a una inversión o activo o si se activa un stop-loss previamente definido en una revisión de inversión.

La cartera incluye entre sus mayores posiciones compañías como Banca Transilvania (5,60%) Krka Dd (5,19%) OTP Bank (5,01%) LPP Sa (4,54%) yPZU Sa (4,13%). Los mayores porcentajes por sector corresponden a Financiero (30,66%) Servicios de Consumo (13,47%) Petróleo y Gas (12,83%) Bienes de Consumo (10,78%) e Industrial (10,28%) mientras que por país Polonia (45,95%) Turquía (15,67%) Rumanía (11,03%) República Checa (6,98%) y Hungría (6,57%) aportan los mayores porcentajes a la cartera del fondo.

La evolución histórica por rentabilidad de este fondo lo sitúa entre los mejores de su categoría en el primer quintil, durante 2012, 2013 y 2014. A tres años registra un controlado dato de volatilidad, de 12,73 por ciento, que en el último año es de 12,07 por ciento, periodo en que registra una Sharpe de 0,83, con un tracking error, respecto al índice de su categoría, de 12,42 por ciento. Tratándose de la clase institucional, la aportación mínima requerida para suscribir este fondo es de 500.000 euros, aplicando una comisión fija de 0,85 por ciento y de depósito de hasta 0,20 por ciento.

Las perspectivas del equipo gestor para la región se mantienen constructivas. A pesar de los potenciales vientos en contra de la Eurozona y las continuadas negociaciones con Grecia, estiman que la región continuará beneficiándose de fundamentales económicos sólidos. El aumento en las previsiones de crecimiento del Producto Interior Bruto para Hungría, es una clara evidencia de esta fortaleza. Los mayores nubarrones en el horizonte son las próximas elecciones en los dos países principales: Turquía y Polonia, que incrementan el riesgo asociado con la región. Sin embargo, creen que los resultados de estas elecciones están ya más que descontados en las valoraciones de los mercados de renta variable y mantienen su convencimiento de que, por tanto, no es probable que los resultados materialmente afecten el potencial de inversión de la región a largo plazo.

La evolución del fondo en los últimos tres años respecto al resto de fondos de su categoría, combinando retornos superiores con un nivel de controlada volatilidad, posicionan a este fondo entre los mejores de su categoría y lo hacen merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Además de este producto, Aviva Investors cuenta con otro producto con la calificación Consistentes Funds People que centra su universo de inversión en los mercados emergentes, pero de renta fija: el Aviva Investors - Emerging Markets Bond Fund.

Lo más leído