Aviva Gestión, una apuesta por el estilo valor con el foco en la preservación de capital


En 2009, Aviva Gestión se marcó como objetivo alcanzar los 500 millones de euros en dos años. Hoy en día, han superado esa cifra y gestionan ya productos por valor de 680 millones de euros. Su filosofía de inversión sigue los principios del estilo valor, con una especial obsesión por la preservación de capital. Su producto estrella, el Aviva Espabolsa, gestionado por Iván Martín, ha recogido este año numerosos premios por sus resultados a tres y cinco años, mientras que el Aviva Fonvalor Euro ha superado ya el año de vida y su fondo de renta fija a corto plazo está entre los productos que más captan en los últimos meses.

 

“Somos inversores a largo plazo y nuestro objetivo es generar valor a nuestros clientes. Para ello nos centramos en la preservación del capital, anteponiendo la calidad de la gestión al volumen gestionado y centrándonos en productos claros y transparentes. La mayor parte de nuestros productos nacen para Aviva como compañía de seguros y, una vez que nos sentimos cómodos con la gestión y comprobamos su solidez la ponemos al servicio de nuestros clientes", asegura José Caturla, director corporativo de inversiones de Aviva España y consejero delegado de Aviva Gestión. El patrimonio total gestionado por Aviva en España, incluyendo también los activos en planes de pensiones y seguros de vida, asciende a más de 14.000 millones de euros.

 

La gestora ha celebrado su segundo encuentro para clientes institucionales en Madrid y, tal como ya hizo el año pasado, ha presentado sus cuatro fondos principales.

 

El Aviva Espabolsa está gestionado por Iván Martín con una filosofía de inversión centrada en el valor fundamental de los negocios y en la apuesta por la convergencia entre precio y valor. Este producto sólo invierte en compañías sobre las que el equipo tiene un alto conocimiento y cuyo valor intrínseco es superior al que refleja la cotización, aquellas con fuerte generación de caja y una elevada visibilidad de resultados. “Nos gusta considerarnos inversores reales a largo plazo. Somos flexibles en el enfoque de las inversiones que realizamos pero manteniendo siempre los principios básicos de riesgo controlado, retorno positivo, horizonte, transparencia y comprensión de la inversión. Dada la volatilidad tanto del Ibex como del resto del mercado continuo, es fundamental no buscar el momentum ni perseguir a los mercados. Damos especial importancia aquellas empresas cuyos directivos han demostrado su excelencia a lo largo de su carrera profesional”, explica Martín.

 

“Es importante analizar concienzudamente el entorno en el que operan este tipo de compañías, más allá de las circunstancias financieras del momento. Estos factores nos permiten proyectar oportunidades de inversión de alto valor. Nuestra compañía media pertenece al sector industrial, opera en un oligopolio, tiene poder de fijación de precios y presenta balance saneado. Además presenta una diversificación de su fuente de ingresos, muchas de ellas se benefician del crecimiento de los países emergentes”, dice. El fondo acumula una rentabilidad a tres años del 50,3% según datos de VDOS. 

 

También con la misma filosofía, el equipo de renta variable de la entidad española gestiona el Aviva Eurobolsa. A tres años, acumula también una rentabilidad del 50% y actualmente no tiene prácticamente exposición a sectores como el financiero, el eléctrico y el de la construcción. En su cartera se incluyen nombres como Faiveley, Parmalat y Prysmian.

 
Por su parte, el Aviva Fonvalor Euro está gestionado por Alfonso Benito, director de inversiones de la gestora, quien auna en el producto las mejores inversiones de los equipos de renta variable y renta fija de la entidad a lo que añade activos subordinados o híbridos de bancos y compañías de seguros. El fondo cuenta con un patrimonio de 34 millones de euros y sus principales posiciones actualmente son Telefónica, Repsol y Gas Natural. El fondo tiene una cartera concentrada, de entre 30 y 40 posiciones, con una baja rotación.

 

Por último, el Aviva Renta Fijaes un producto flexible que invierte en el mercado de renta fija de la zona euro y tiene como objetivos básicos obtener una rentabilidad en el medio y largo plazo que supere a la inflación en torno a un 2%. El equipo de gestión busca una cartera con una calidad crediticia media, dentro del grado de inversión, en la zona (A+/A).

 

La cartera tiene una posición en emisores españoles elevada, básicamente centrada en cédulas hipotecarias con un 40% del patrimonio. Mantiene también un 10% del patrimonio en Deuda Autonómica, con rentabilidades que pagan 200 pb o más cada año, por encima de la Deuda del Estado español.

 

José María Lecube, director de renta fija, explicó que “en nuestra opinión, la cartera mantiene activos con importante recorrido en precio, como refleja el actual tipo de devengo. La apuesta en cédulas hipotecarias será especialmente favorecida por la reforma financiera ya iniciada. Están ya recuperando valor, pero seguimos considerando que están baratas".

Noticias relacionadas

Lo más leído