Aviva Gestión inicia la comercialización de la sicav luxemburguesa del Espabolsa y prepara la del Fonvalor Euro


Para cumplir su objetivo de alcanzar un volumen de patrimonio gestionado de 2.000 millones de euros en 2020, Aviva Gestión es consciente de que Luxemburgo es un peaje necesario en su plan de crecimiento. Con el fin de satisfacer las demandas de algunos inversores institucionales e internacionales, la firma comenzó hace algo más de un año el proceso de autorización y registro de una sicav luxemburguesa que replicara su estrategia de renta variable ibérica, la más conocida de la casa. Hoy día, esa sicav ya es una realidad.

La sicav luxemburguesa Aviva Espabolsa acaba de iniciar su comercialización, que replicará la estrategia del fondo español, tras obtener la autorización por parte del regulador luxemburgués (el CSSF) y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Estará disponible en las principales plataformas de distribución y se comercializará con tres clases: clase P (con una comisión total del 1,68% a partir de 1.000 euros), clase I (un 1,18% desde 500.000 euros) y clase A (un 0,88% a partir de 2,5 millones).

Pero esta no es la única iniciativa que Aviva Gestión ha puesto en marcha en el Gran Ducado. La gestora española está iniciando los trámites para crear otra sicav luxemburguesa (Aviva Fonvalor) réplica de otro de sus fondos españoles estrella, el multiestrategia Aviva Fonvalor Euro. Este producto invierte en renta variable, renta fija privada, aunque también pública, y deuda subordinada, participaciones preferentes incluidas.

Estrategia de mercado para 2017

La visión de los gestores de Aviva Gestión en torno a los mercados en 2017 descansa sobre dos pilares fundamentales. El primero, el todavía potencial que tiene por delante la renta variable. Según Alfonso Benito, director de Inversiones, las bolsas están en el entorno del fair price, aunque se podría esperar de ellas un beneficio al encontrarse cercanas a su media de rentabilidad con dividendo del 8%-10% a medio y largo plazo, de acuerdo al horizonte que siempre maneja la firma.

El segundo pilar es la incertidumbre sociopolítica, con eventos de tanto calado por delante como las elecciones en Francia, la nueva política de Donald Trump en Estados Unidos, el desempeño de China o los detalles del Brexit. “Hay falta de certeza, pero eso no es necesariamente negativo”, tranquiliza José Caturla, consejero delegado de Aviva Gestión. En base a lo ocurrido en 2016, el responsable de la gestora saca dos conclusiones: “las encuestas no son tan fiables y, además, la reacción de los mercados no está siendo la esperada tras este tipo de eventos”. Tanto es así que, mes o mes y medio después de la victoria del Brexit en referéndum o de Trump en elecciones, las bolsas británica y estadounidense estaban muy por encima del nivel previo a estos comicios. En estos momentos, “los mercados están siendo muy complacientes y están descontando casi todo lo bueno que podría ocurrir”, advierte Caturla.

Así, Aviva Gestión espera un 2017 caracterizado por dispersión en rentabilidad de activos y sectores y previsibles escenarios de aumento de volatilidad. Esto deja un “entorno propicio para la gestión activa, tanto intractivos como interactivos”, defienden sus profesionales.

Dentro de su posicionamiento, la renta fija sigue teniendo protagonismo. Aunque están infraponderados en bonos de gobierno y duración, con duración negativa incluso en el Aviva Fonvalor Euro, sí están sobreponderados en prima de riesgo española y comunidades autónomas como Madrid. Respecto a esta última, explican, es casi la única comunidad autónoma española que está emitiendo y, además, lo hace con una prima elevada frente al bono español. La firma utiliza la deuda de Madrid para jugar en relativo frente a los bonos europeos.

Históricamente, sus gestores han sido inversores de bonos flotantes, pero tal y como está el Euribor en la actualidad (en torno al -0,10% a un año), este tipo de emisiones están siendo desechadas por su penalización inicial. Donde sí empezó a tomar posiciones la firma después del verano de 2016, es en bonos ligados a la inflación, ya que sus previsiones estiman una inflación repuntando por efecto base y consumo.

En renta variable, mantienen una ligera sobreponderación. “Aunque su valoración es ajustada en general, sigue habiendo nichos de valor”, en sectores como el consumo, el transporte y la logística, el industrial y la digitalización y sus procesos, señala Carlos Gutiérrez, director de Renta Variable y Retorno Absoluto, consciente de que “las acciones son el activo con mejor perfil de rentabilidad-riesgo en el entorno actual”.

A caballo entre ambos terrenos (la renta fija y la renta variable), la gestora está positiva en instrumentos híbridos y subordinados como lower tier 2 (LT2) de aseguradoras e híbridos de grandes compañías frente a los bonos con grado de inversión. También en técnicas de gestión alternativa como el retorno absoluto (Aviva Retorno Absoluto) para descorrelacionar la cartera con los activos puros de renta fija y variable.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído