“Aunque no a corto plazo, es probable que la renta variable sorprenda positivamente en los próximos años”


A menudo, una baja volatilidad se asocia con una favorable evolución de la renta variable. “Esto sería el escenario más normal pero, dada la desesperación que existe actualmente en torno al mercado, esta previsión no encaja con el estado de ánimo actual”. Así al menos lo cree Jim O’Neill, presidente de Goldman Sachs Asset Management, quien considera que a las inquietudes que provoca la crisis de deuda de la eurozona, la desaceleración del crecimiento chino y la tensiones en Oriente Medio se une ahora el incremento de los precios de las materias primas agrícolas como consecuencia de la sequía que azota a Estados Unidos.

Según explica el gurú en su carta semanal, en la práctica esto se ha traducido ya no sólo en una fuerte aversión al riesgo, sino que también en un desinterés de los inversores por las acciones. Lo demuestra, en su opinión, el reciente estudio realizado por el equipo de seguros de la gestora entre algunas de las aseguradoras más grandes del mundo, informe en el que se recoge las opiniones y los planes de 150 compañías que, en suma, atesoran cuatro billones de dólares en activos bajo gestión. “El sondeo, realizado el pasado mes de mayo, refleja que el 75% de los encuestados aseguraba tener la intención de mantener o reducir el riesgo de su cartera. Esto evidencia claramente que la mente de los inversores está llena de preocupaciones”, indica el experto.

Aunque es cierto que el 25% restante reconoció estar planeando elevar el riesgo de su cartera, la respuesta fue un tanto desconcertante ya que, tal y como revela O’Neill, la clase de activos por la que los inversores estaban pensando apostar iban desde el real estate hasta el mercado de renta fija emergente. “Es interesante observar cómo las acciones no fueron citadas ampliamente quedando relegadas a un segundo plano”, señala el reputado gurú. En su opinión, esto tiene mucho sentido dado el elevado riesgo que persiste en el mercado. “El hecho de que la renta variable no haya sido nombrada de forma mayoritaria refuerza mi previsión de que, si no necesariamente en el corto plazo, en los próximos años las acciones probablemente sorprenderán positivamente”.

Lo más leído