Asignación de activos: esta es la visión estratégica de Fidelity antes de que comience el nuevo año


El famoso Reloj de la Inversión de Fidelity está firmemente anclado en la fase de recalentamiento. Lo está sobre todo después de que las lecturas de crecimiento e inflación realizadas por la gestora hayan subido ligeramente durante el mes. Pero lo más importante –o, al menos, a lo que los inversores prestan más atención- no es lo que marca, sino lo que ello conlleva en lo que respecta a la visión sobre las distintas clases de activo, lo cual queda plasmado en la estrategia que mantiene el equipo de multiactivos de la entidad. En líneas generales, lo más relevante del posicionamiento actual es la sobreponderación en materias primas y la infraponderación en renta fija.

“La fase de recalentamiento del Reloj de la Inversión suele favorecer a las materias primas frente al resto de inversiones, de ahí que sigan siendo nuestra clase de activos preferida. Al mismo tiempo, mantenemos nuestra infraponderación en renta fija y fondos inmobiliarios cotizados, por la presión alcista sobre los rendimientos de los bonos derivada de los rendimientos reales y las expectativas de inflación”, explican. Dentro de las regiones bursátiles, prefieren el Reino Unido frente a Europa ex UK, y Australia frente a Hong Kong. Por sectores, apuestan por energía frente a materiales y consumo discrecional. En lo que respecta al mercado de divisas, continúan manteniendo una visión negativa sobre la libra esterlina y prefieren la corona noruega al dólar canadiense.

Pesimistas sobre el mercado de renta fija

Una vez dibujado las líneas maestras de la estrategia actual, el equipo de multiactivos de Fidelity procede a ahondar en su visión. A su entender, el entorno económico es moderadamente positivo para la renta variable, aunque son neutrales porque los rendimientos de los bonos están subiendo y la incertidumbre política es elevada. “Nuestra mayor posición en las clases de activos es una infraponderación en renta fija. Aunque las prioridades de gobierno de la presidencia de Trump no están claras, todas las opciones planteadas son negativas para los bonos”, afirman. Asimismo, mantienen una sobreponderación moderada en materias primas. “Las perspectivas para la energía siguen siendo favorables, pero probablemente se compliquen para los metales industriales durante los próximos meses”.

Estrategia en renta variable

En lo que respecta a sector bursátiles en renta variable, la mayor posición sectorial de la casa es una sobreponderación en energía. “El cuadro fundamental del mercado del petróleo sigue mejorando por el descenso de la oferta en todo el mundo. Este sector es especialmente atractivo frente al de materiales, que se caracteriza por unos fundamentales económicos similares, pero se enfrenta a un exceso de capacidad en la producción de metales y a la retirada de los estímulos en China”. Por otro lado, están infraponderados en consumo discrecional. “La revalorización del petróleo y el endurecimiento monetario presionarán el bolsillo del consumidor”. Asimismo, siguen prefiriendo atención sanitaria a tecnología.

Por regiones bursátiles, prefieren la bolsa británica a la europea. “Los dos mercados están expuestos a incertidumbres políticas relacionadas con el Brexit, pero en el Reino Unido las tensiones están cebándose con la libra y eso da apoyo a las empresas británicas”. Asismismo, siguen prefiriendo a EE.UU. frente a Japón, atendiendo a las perspectivas de los beneficios empresariales. Cerraron su sobreponderación en México, al entender que el país se enfrenta a grandes dificultades con Trump como presidente, y mantienen su postura negativa sobre Brasil. “Las acciones brasileñas han registrado fuertes avances este año alimentadas por el optimismo político, pero pensamos que se subestiman los retos futuros”. Por último, continúan prefiriendo Australia a Hong Kong.

Estrategia en divisas

La mayor posición cambiaria es una infraponderación en la libra esterlina. “La moneda podría consolidar en los niveles actuales mientras el crecimiento aguante y se mantenga la esperanza de que se puede retrasar la activación del Artículo 50. Sin embargo, y con independencia del fallo del Tribunal Supremo, el Artículo 50 probablemente se active durante el primer trimestre del próximo año y eso podría desencadenar otro movimiento a la baja en la moneda. Hemos expresado esta visión tanto frente al dólar estadounidense como frente al franco suizo. También preferimos la corona noruega al dólar canadiense. Los dos mercados están expuestos a los precios de la energía, pero el cuadro económico es más favorable en Noruega”, revelan.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente