Así están incrementando el riesgo en sus carteras los inversores españoles


Los inversores españoles están elevando el riesgo en sus carteras, pero lo hacen de una manera muy concreta. ¿Cómo? Incrementando el peso de la renta variable, pero reduciendo al mismo tiempo el riesgo en todas las demás clases de activos. De esta manera, el resultado final es un ligero aumento del riesgo potencial de las carteras. Así lo revela el último informe del Departamento de Consultoría y Análisis de Carteras de Natixis Investment Managers, estudio que aporta ideas y perspectivas sobre las carteras españolas y las decisiones de inversión que están tomando mediante el análisis de 88 carteras con calificación de riesgo gestionadas por las 50 mayores empresas españolas de gestión de patrimonios.

Lo que pone de manifiesto en esta edición el estudio de la firma es que, en el tercer trimestre de 2017, en las carteras conservadoras el aumento de exposición a renta variable ha sido sobre todo a través de acciones europeas, mientras que en el caso de las carteras moderadas y agresivas fue principalmente vía acciones globales, emergentes y japonesas.

Y todo ello a pesar de que –tal y como refleja el estudio- los inversores españoles están mostrando una cierta preocupación en lo que respecta a las valoraciones. “Aunque éstas son más caras, los inversores creen que en los próximos meses habrá ciertos vientos de cola, como la estacionalidad, los beneficios y el momentum. Quizá esta preocupación por las valoraciones explique que los inversores estén ajustando la exposición a renta variable durante correcciones leves”, explica Juan José González de Paz, consultor sénior de inversiones en el Departamento de Análisis y Consultoría de Carteras de Natixis IM.

Al mismo tiempo, los inversores españoles redujeron la exposición a renta fija que históricamente ha mostrado una mayor correlación con la renta variable, como los bonos high yield y los convertibles, probablemente para compensar el aumento de renta variable. En lo que respecta a los bonos, se está viendo un mayor uso de los fondos de renta fija flexible, posiblemente para aprovechar un entorno menos direccional en este activo. “Los inversores están recurriendo a la gestión activa para intentar capturar rentabilidad”, afirman desde el departamento. Por último, también recortaron las estrategias alternativas de renta variable, como long/short y market neutral, probablemente también para compensar el aumento de peso en activos de renta variable.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído