Así es el primer fondo chileno (no monetario) en superar los 1.000 millones de dólares en activos


“Efectivamente, estamos haciendo historia con este nivel activos en un fondo”, comentaban desde Bci Asset Management. La administradora ha conseguido comercializar el fondo Bci De Personas con tanto éxito que por primera vez un fondo mutuo chileno (excluyendo money market) pasa de la barrera de los 1.000 millones de dólares en activos bajo gestión. Se suma así a otros dos productos monetarios que ya están por encima del billion de dólares, el BancoEstado Solvente y el Santander Money Market.

El segmento money market copa más del 50% del patrimonio total de la industria y el volumen de activos de los vehículos suele oscilar continuamente por las entradas y salidas de inversionistas particulares y empresas. Muy diferente es el escenario para el resto de fondos. Al cierre de diciembre, ya teniendo en cuenta sólo el abanico de fondos ex money market y según las estadísticas de Morningstar, el fondo más grande era de renta fija a largo plazo y gestionaba 525 millones de dólares.

Seis meses después, tras una captación neta récord de más de 6.700 millones de dólares por parte del sector, un fondo sobresale muy por encima del resto. El Bci De Personas, vehículo de renta fija con duración de la cartera superior a 365 días y de origen flexible, gestionado por Enrique Ahumada. Bci captó para este producto 527 millones de dólares en términos netos entre enero y junio y ha duplicado su patrimonio en el semestre.

En concreto, acabó 2013 con un volumen de activos de 503 millones. Ya en mayo se acercó al billion con 981 millones, barrera que superó durante el pasado mes. Al término de junio, el patrimonio de la familia de fondos alcanzó la cifra de 1.062 millones de dólares. “El éxito comercial del fondo se debe al constante esfuerzo del equipo en traspasar las estrategias al área comercial. Todas las semanas el equipo de inversiones de renta fija tiene reuniones con las distintas contrapartes comerciales donde nosotros entregamos las recomendaciones por fondos. Esto sin duda ha disminuido la brecha entre áreas y el tiempo de información a clientes”, asegura Paulo García Cardemil, subgerente mesa de dinero de Bci AM. “También este año y de acuerdo a las buenas proyecciones macroeconómicas para este tipo de inversiones, se han realizado campañas comerciales, las cuales han permitido traer más flujos al fondo”, añade.

El producto es un clásico de la industria chilena, ya que se lanzó en 1993, aunque se modificó su operativa en 2012. Desde mitad del año pasado, explica Paulo García, en Bci AM se estaba haciendo hincapié en la entrada de flujos a este producto, principalmente “por la desaceleración que está viviendo la economía chilena, la tendencia bajista en la tasa de política monetaria, una mayor inflación en la primera parte del año y la escasez de bonos corporativos en el mercado”.

Por parte del cliente, la atracción “se debe a la estructura del fondo”, arguye. “A través de los años de historia de este fondo hemos percibido que la duración y mix de monedas del fondo entrega un muy buen retorno a bajo riesgo. Esto resulta muy atractivo para participes con baja tolerancia al riesgo y que buscan más retorno que un fondo money market”.

Tanto en 2010 como en 2011 y 2012, el fondo superó la rentabilidad de 5% anual, mientras que en 2013 alcanzó un 6,5% y en lo que va a de año ya acumula más de un 5%, siempre superando al promedio de la categoría, según los datos de Morningstar. La cartera se compone de “bonos de buena clasificación de riesgo, tanto en pesos como en moneda reajustable”, asevera Paulo García. El análisis, prosigue, “es realizado tanto por el portafolio manager del fondo (Enrique Ahumada) como por el subgerente del área. Esta dualidad en el análisis y toma de decisiones sin duda ha entregado buenos frutos”.

Asimismo, siguen constantemente la cartera, indica. “Se revisan los riesgos tanto de crédito, de mercado, de emisor y liquidez. Esto se realiza diariamente en la mesa, semanalmente en un comité multidisciplinario de inversión y mensualmente en un comité de renta fija”. Además, concluye, “contamos con un área de compliance que realiza seguimiento de las variables de riesgo. También esta área realiza cálculos de riesgo por tramos de duración, monedas o cálculos de DVO1”.

Lo más leído