Apuestas sectoriales: el caso de los servicios financieros


Dice el refrán que tras la tempestad, viene la calma. Después del temporal que supuso la crisis financiera de 2008-2009, el sector financiero –rescatado, saneado, recapitalizado y, en muchos casos, más concentrado– no solo afronta el futuro con más calma, sino también con cierto optimismo. Y es que cada vez son más los expertos que se fijan en las oportunidades que ofrece ahora mismo este sector. En UBS Global Asset Management, sin embargo, llevan apostando por el sector financiero desde 1999, año en el que lanzaron el UBS (Lux) Equity Fund - Financial Services, un fondo long-only de gestión activa con sesgo valor que invierte en acciones de empresas financieras de todo el mundo.

Kevin Barker e Yvonne Thomas, estrategas sénior de renta variable de la casa suiza, estuvieron hace unos días en Madrid para explicar por qué es un buen momento para invertir en este tipo de empresas. “Para empezar, tanto los bancos estadounidenses como los europeos han reforzado significativamente sus posiciones de capital, por lo que esperamos que las distribuciones a accionistas vayan aumentando gradualmente”, afirma Barker, que cuenta con tres décadas de experiencia en inversiones.

El experto señala que en este proceso han tenido mucho que ver la mayor presión regulatoria y las nuevas normas impuestas por Basilea III pero, también, medidas como la evaluación de la calidad de los activos bancarios (AQR, por sus siglas en inglés) que está llevando a cabo el BCE y que ya ha dado lugar a ampliaciones de capital por un valor aproximado de 80.000 millones de euros, incluso antes de que se conozcan los resultados, que se harán públicos en octubre.

Con los datos disponibles a 31 de julio, Barker estima que las empresas financieras liderarán en 2014 el crecimiento del BPA de todos los sectores del índice MSCI ACWI con una contribución del 25%. Además, tras varios años de debilidad, los expertos de UBS AM esperan que los dividendos crezcan con fuerza en los próximos años, particularmente entre los bancos europeos, donde este crecimiento podría generar retornos cercanos al 5% en 2016. Barker atribuye esta expectativa a la “fuerte cultura del dividendo que caracteriza al Viejo Continente”. Estas mejores perspectivas contrastan con las valoraciones, que siguen ofreciendo un descuento interesante con respecto a su media histórica, por lo que el potencial alcista resulta atractivo.

Riesgos a corto y medio plazo

No obstante, el sector no está exento de riesgos, que Barker agrupa en riesgos regulatorios, geopolíticos y de mercado. Entre los primeros, destaca las multas por mala praxis a las que se vienen enfrentando ciertos bancos, a uno y otro lado del Atlántico, y que este año podrían alcanzar los 50.000 millones de dólares, un riesgo temporal que sin embargo “parece estar teniendo un impacto limitado sobre la capacidad de los bancos para ampliar capital”. En cuanto al riesgo geopolítico, el conflicto entre Rusia y Ucrania y la creciente amenaza que representa el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIS) mantienen a los inversores muy atentos, pese a que de momento no han afectado de forma significativa a las bolsas.

En opinión del experto, el mayor riesgo podría venir en estos momentos de un evento de crédito relacionado con la intensa búsqueda de yield –que ha llevado las rentabilidades de la deuda de alto rendimiento a niveles históricamente bajos combinado con la baja volatilidad histórica que registra el mercado y que sugiere un elevado grado de complacencia entre los inversores.

Una cartera muy concentrada

La cartera se concentra en las 30 mejores ideas de un universo personalizado de unos 250 valores financieros y ofrece una elevada diversificación geográfica. Por sectores, un 58% del fondo está invertido en bancos y el resto se reparte entre aseguradoras (22,9%), mercados de capitales (11,7%) y servicios financieros diversificados (7,6%). Zenon Voyiatzis lleva al frente del fondo desde 2010 y cuenta desde mayo de este año con el apoyo de Charles Burberk.

Voyiatzis aplica un estricto proceso bottom-up para seleccionar empresas líderes en sus respectivos sectores, con robustas posiciones de capital y excelentes flujos de caja, capaces de generar sólidas rentabilidades, tanto por la vía del dividendo como por recompras de acciones”, señala Yvonne Thomas. Ha evitado con éxito las empresas más volátiles, lo que ha contribuido a proteger el valor del fondo durante periodos de debilidad”. Según datos de UBS Global AM a 30 de junio, el fondo ha conseguido batir a su grupo de comparables (el LGC Equity Sector Financials) a uno, tres y cinco años.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído