Aprovechar los ETF para apostar de manera táctica por la caída del mercado


El mes de junio se saldó con una revalorización del Ibex 35 de más del 16%. Detrás de este avance, la alegría de los inversores tras el acuerdo firmado por el Eurogrupo para recapitalizar los bancos de manera directa. Pero ni este pasajero alarde de optimismo evitó que la Bolsa española acabara el semestre con las pérdidas más abultadas de entre los principales indicadores bursátiles del mundo. El Ibex 35 sufrió un descenso del 14%, arrastrando consigo a los fondos que invierten en renta variable doméstica, la categoría que ha registrado el peor resultado en lo que va de año (de entre más de 200, según el ranking que elabora Allfunds Bank para Funds People), con unas pérdidas del 17,4%.

Según publica Expansión, en este sombrío panorama brillan los fondos cotizados inversos. Y es que, hay quien gana en este río revuelto. El Lyxor ETF Ibex 35 Inverso y el Lyxor ETF Ibex 35 Inverso apalancado subieron en el periodo un 10,3% y un 17,2%, respectivamente. Este buen resultado, que sigue una tendencia ya iniciada el pasado año, ha alimentado el interés de los inversores minoristas. Según explica Adrián Juliá, responsable mundial de productos cotizados de SGCIB, “el número de operaciones en ETF inversos sobre el Ibex 35 alcanzó su cifra más alta en mayo y en junio de 2012, lo que demuestra el interés que han despertado entre los inversores, principalmente minoristas”.

De hecho, según este experto, son estos ETF de estrategia sobre los que el inversor minorista se muestra más activo. Este es el motivo por el que es importante conocer bien en qué consisten y ser conscientes de que no se trata de un producto de ahorro. Una de las claves para entender estos fondos es que replican a la inversa la rentabilidad diaria y no la acumulada de los índices, de forma que ante movimientos bruscos de mercado lateral se pueden obtener rentabilidades diferentes a la inversa del índice.

Para Adrián Juliá los ETF son solo aptos para inversores con un elevado conocimiento de los mercados financieros, con un perfil de inversión sin aversión al riesgo, y recomienda seguir muy de cerca la evolución del índice que replican para no llevarse sorpresas desagradables en periodos de inversión superiores a un día. De la misma opinión es Eduardo Antón, analista de fondos de inversión de Inversis Banco. Al tratarse de una apuesta direccional, únicamente recomienda estos productos para un perfil agresivo y para ahorradores que tengan exposición actual a renta variable, de forma que estos fondos sirvan como cobertura, fundamentalmente de los principales valores del Ibex 35, que han sido los más afectados por la salida de flujos en España.

Hay que tener en cuenta que la inversión en estos fondos es táctica, no estratégica, de forma que si un ahorrador cree que el Ibex 35 va a seguir cayendo los ETF que replican a la inversa el índice serán una opción a incorporar en cartera. Pero si piensa que habrá paradas en el camino, rebotes y caídas, el uso de estos productos deberá ser más esporádico. De hecho, Eduardo Antón no recomendaría seguir apostando por este tipo de productos en el caso de España. En cambio sí que considera interesante mantener posiciones cortas en los sectores americanos industrial y de consumo cíclico.

En el primer caso considera que el último dato de ISM Manufacturero, junto con algunas encuestas empresariales, hacen pensar que los analistas siguen siendo demasiado optimistas de cara a los resultados de esas compañías. Y respecto al consumo cíclico, advierte que los consumidores americanos vuelven a frenar sus compras debido a que los últimos datos de la economía han comenzado a minar su confianza mientras que las empresas de este sector aún no han descontado el menor consumo de sus clientes. Con esto en mente, este experto apostaría por los ETF inversos Proshares Ultrashort Consumer Discretionary y Proshares Ultra Short Industrials.

Lo que hay que saber:

Aunque los ETF inversos son fondos de gestión pasiva, lo que supone que reflejan fielmente los movimientos de su índice de referencia, el rendimiento que ofrecen puede ser superior, igual, o inferior en valor absoluto a la caída del indicador en periodos superiores a un día. Esto es así porque una de las características de los índices inversos es que dan la rentabilidad diaria inversa del índice tradicional, lo que implica que, por razones aritméticas los resultados no se puedan extrapolar a periodos superiores a un día ya que los rendimientos se aplican a bases diferentes.

Un ejemplo: si el índice tradicional vale 100, y el inverso también 100, en el caso de que el primero baje un 1% hasta 99, el inverso subirá ese 1% hasta 101. En la segunda sesión, por tanto, se parte de esos valores, 99 y 101, y si se vuelve a repetir el mismo descenso, el indicador tradicional bajará hasta 98,01, mientras que el inverso subirá hasta 102,01. Si se comparan estos valores con los de partida se ve como en dos sesiones el índice tradicional ha bajado un 1,99% mientras que el inverso subió un 2,01%; y las diferencias se van ampliando cuanto más a largo plazo es la inversión.

Este es el motivo por el que los expertos insisten en que es muy importante antes de invertir en este tipo de productos cotizados tener muy claro el horizonte de inversión y monitorizar de forma diaria la posición abierta ya que, debido precisamente a la peculiaridad de estos fondos, es muy complicado recuperar las pérdidas si no se acierta en el movimiento. Y si esto ocurre, lo mejor es cerrar la posición cuanto antes.
 

Profesionales
Empresas