Apostar por empresas de lujo, ¿una inversión a prueba de crisis?


El mercado global de lujo cuenta con una capitalización bursátil de 200.000 millones de dólares. En un momento en el que se recorta gasto, incluso en necesidades básicas como la alimentación, las compras de marcas de gama alta son famosas por su resistencia a los altibajos. De hecho, suscitan fidelidad. A pesar de la desaceleración del crecimiento económico en China, las ventas en el sector de lujo en 2012 pueden seguir creciendo a un ritmo del 7%. Según Laurent Belloni, co-gestor del Pictet Premium Brands, “estas empresas disponen de poder de fijación de precios y gozan de mayor lealtad de clientes”.

Varios son los factores que, de acuerdo con el experto de Pictet Asset Management, elevan el atractivo del sector. “Su exposición a personas de altos ingresos -relativamente menos afectadas en capacidad de gasto-, les proporciona mayor crecimiento de ventas y márgenes -21% en el segmento de lujo- que las empresas de consumo convencional, con fuerte generación de flujo de caja y sanos balances, por lo que no precisan de los mercados de crédito. Además se benefician del crecimiento excepcional de los emergentes, donde su exposición ha aumentado desde el 26% de ventas en 2008 al 40% en 2012”.

Belloni reconoce que “este sector tiende a ser volátil en un contexto de mercados muy volátiles e importantes preocupaciones macro, pero permanece extremadamente fuerte por fundamentales. Se trata de marcas establecidas en productos y servicios de calidad sostenible. De hecho, estas empresas tienen capacidad para ganar cuota de mercado, pues cuentan con poder de imposición de precios, ventas y márgenes superiores, generación de efectivo y balances sólidos. A ello se añade unas valoraciones que resultan atractivas en relación con sus perspectivas de crecimiento”.

Esta clase de compañías han presentado sólidos resultados, que en el peor de los casos ha estado en línea con las previsiones. “Aunque la economía china se desacelere, estos consumidores están comprando más mientras viajan. Hay que tener en cuenta que el turismo chino está en pleno auge gracias a una clase media que crece rápidamente, mejores transportes y políticas más favorables. El gasto de turistas chinos se ha cuadruplicado desde 2000. Ya gastan más per cápita en lujo en el extranjero que cualquier otra nacionalidad”.

En este sentido, la Academia China del Turismo estima que 70 millones de chinos viajaron al extranjero en 2011, lo que representa un aumento de más del 20% con respecto a 2010. Asimismo, se espera que China se convierta en el mercado número uno del turismo en 2020, con más de 100 millones de viajeros al año. Francia es el primer destino, seguido de Alemania, Reino Unido e Italia. Además, en China se aprecia la necesidad de diferenciación mediante marcas más exclusivas, como Hermès, Ermenegildo Zegna o Chanel, Céline o Prada.

Pero… ¿cuáles son las apuestas concretas del Pictet Premium Brands? Belloni reconoce haber aumentado exposición a Richemont, Swatch y HPV, que –a su juicio- parecen baratas y cuentan con fuertes fundamentales, así como a Hermès, que tras un periodo de peor comportamiento, muestra fuertes resultados y aumento de previsiones de venta para todo el año. Por otra parte, el gestor revela que Prada cuenta con una estrategia apropiada para proporcionar crecimiento de ventas y beneficios los próximos dos años.

En el lado opuesto, el gestor afirma haber vendido Inter Parfums tras haber perdido la licencia Burberry. También ha tomado beneficios en Diageo y reducido exposición en la empresa de moda Yoox, “en continua presión de margen por ofertas”, algo muy similar a lo que le ha sucedido a Hugo Boss. Por otro lado, “la empresa de viajes Kuoni se ha llegado a comportar peor y Tiffany mostrado ventas más débiles y menor margen”. En lo que va de año, la rentabilidad del fondo ronda el 16%, con un retorno anualizado del 8,5% desde su lanzamiento en 2005.

Noticias relacionadas

Lo más leído