Antonio Moreno: “MiFID II será menos traumática para las EAFI de lo que cabría esperar”


El porcentaje que suponen las retrocesiones sobre los ingresos totales de las empresas de asesoramiento financiero españolas era, a finales de 2011, del 22%, un punto menos que un año antes. Es decir, que uno de cada cinco euros que entran en la industria viene por vía de incentivos, si bien hay 32 entidades, de las 92 EAFI actualmente registradas, que no cobran ninguna retrocesión. Por eso, Antonio Moreno, director de Autorización y Registro de Entidades de la CNMV, cree que si MiFID II obliga finalmente a establecer una prohibición sobre este tipo de cobro, las consecuencias en el sector no serán tan fuertes como se pensaba. “Será importante, pero menos traumático de lo que se esperaba en un principio”, afirmó en el marco de la reunión anual de la Asociación de Empresas de Asesoramiento Financiero (Aseafi) celebrada recientemente en la Bolsa de Madrid.

Además de MiFID II, Moreno habló del reto que supone la aplicación de la normativa 7/2011 sobre tarifas, que también aplica a las EAFI, que tendrán de plazo hasta el 30 de septiembre para remitir al supervisor el folleto de tarifas con el nuevo formato, de forma que estará prohibido facturar a los clientes sin tener los honorarios debidamente publicados en la CNMV.

Así, y en un contexto marcado por retos normativos y de mercado pero también “favorable para el impulso del servicio de prestación del asesoramiento”, Moreno mencionó algunos temas clave. En primer lugar, la necesidad de hacer ver a los intermediarios que no son necesariamente competidores de las EAFI, mensaje reforzado por Carlos Orduña, presidente de Economistas Asesores Financieros (EAF), asociación del Consejo de Economistas. “La independencia de la figura frente a otras entidades como bancos es clave, así como el establecimiento de una relación entre ellos, de forma que estos funcionen más como proveedores de servicios que como competidores de las EAFI”, afirmaba.

Lucha contra el intrusismo y las malas prácticas

Otro de los retos mencionados por Moreno es la toma de conciencia entre los clientes sobre los beneficios que aporta el asesoramiento, y su disposición a pagar por el servicio. En este sentido, cargó contra el intrusismo en el sector por parte de entidades que no cumplen los costes y requisitos que establece el regulador: “Las EAFI tienen costes y obligaciones según establece la regulación europea y los clientes han de entender que sólo las entidades registradas pueden asesorar, en ningún caso aquellas fuera de la ley. Si hay intrusos ha de informarse a la CNMV de esas actividades porque no hay otra alternativa a este modelo”, afirmó.

En este sentido, señaló la importancia de ofrecer un servicio de calidad, independiente e imparcial, tanto por la vía de formación de los trabajadores como por la vía de “cumplimiento estricto de las normas de conducta”, para evitar que los problemas de una entidad afecten a las demás. Y todo, apostando por la ética, una pelota que dejó en el tejado de las asociaciones, tanto Aseafi como EAF. “No caben prácticas agresivas de comercialización, aplicar comisiones abusivas o realizar recomendaciones de productos de alto riesgo, prácticas comerciales más propias de chiringuitos. Hay que luchar contra los intrusos”, aseguró. “La ética es independiente de la normativa y las asociaciones deben tomar la iniciativa, aunque desde la CNMV seguiremos apoyando”, apostilló. También Orduña advirtió contra el intrusismo y la potencial existencia de “asesores sin capacidad” que pueden hacer daño al resto.

En este sentido Aseafi, que cuenta ya con 35 miembros, se dispone a elaborar un documento base de código deontológico y principios éticos para detectar a aquellas entidades que incurran en malas prácticas y con el objetivo último de poder corregirlas y evitar que dañen la imagen del sector. Es uno de los trabajos en los que está inmersa la asociación, además de una propuesta para apoyar el desarrollo de la directiva MiFID II, y un documento para definir la relación entre entidad financiera, EAFI y cliente. Ésta es la pata normativa en la que trabaja Aseafi, como explicó Íñigo Susaeta, vicepresidente de la asociación tras sustituir a Sara Pérez Frutos, que salió de la Junta Directiva en un momento en el que Dracon Partners está siendo investigado por la CNMV, aunque sigue perteneciendo a la organización. “El regulador no puede estar solo y ha de contar con el apoyo de la industria”, afirmó Susaeta.

El normativo es, de hecho, uno de los grupos de trabajo de la asociación, que también cuenta con un grupo de comunicación y medios, tras la incorporación de Álvaro Chocano en octubre del año pasado, y un tercer grupo destinado a actuar sobre productos y proveedores, siendo una especie de “central de compras” que establezca relaciones con servicios tales como firmas de auditoría, abogacía o protección de datos.

Afán de trabajo conjunto

Susaeta también mencionó las actividades realizadas en los últimos meses, haciendo hincapié en el valor añadido que supone “contar con una mano experta” en un entorno de “incertidumbre brutal”, señalando la necesidad de trabajo conjunto de Aseafi y EAF para impulsar la figura. “Las dos asociaciones trabajarán juntas y colaborarán para que el mercado perciba la existencia de una realidad unida, pues existe una única vocación”, apostilló.

“Tenemos mucha ilusión por un desarrollo conjunto del sector para que el mercado cuente con elementos para aumentar su eficiencia y generar valor en el entorno económico”, afirmó Javier Kessler, presidente de Aseafi.

Más de 100 EAFI a finales de 2012

Trabajo conjunto para apoyar el crecimiento del sector, en el que confía Moreno. “Las EAFI han crecido mucho en los últimos tres años, un contexto difícil pero lleno de oportunidades y que tiende a ir a más”. Así, desde las 16 de 2009 actualmente existen 92, con 11 pendientes de autorización, cuatro de inscripción y una baja. “Es probable que el número supere el centenar a finales de año”, afirmó Moreno.

El experto aportó más cifras: a finales del año pasado, las 82 entidades registradas entonces daban trabajo a 353 personas (casi cuatro de media por entidad, aunque la realidad es muy heterogénea), con un patrimonio asesorado un 10% mayor al de un año antes (17.231 millones de euros) e ingresos un 43% mayores (de 29,7 millones, frente a los 20,7 de finales de 2010). En cuanto a clientes, tanto minoristas como institucionales crecieron en los últimos 12 meses, hasta el punto de que estos últimos suponían numéricamente el 96% de la industria (3.540 de los 3.695 totales). Las EAFI aglutinan además dos tercios del total de clientes minoristas de las ESI, contando con el negocio de sociedades y agencias de valores. En total, y aunque el patrimonio supone un mayor porcentaje sobre el total, los clientes de las EAFI suponen numéricamente un 1% del total de todo el patrimonio asesorado en España. De ahí que Orduña mencionara la fuerte bancarización del cliente en España y el reto de acercarle a la EAFI.

Desde la asociación del Colegio de Economistas, Orduña está trabajando en dos ámbitos: la educación en los requisitos exigidos por la CNMV y los servicios para facilitar la tarea, pues no siempre son asequibles para entidades de tamaño más pequeño, especialmente personas físicas. “No descartamos desarrollar estos servicios especializados a medida que crezca la industria”, afirmó.

El evento de Aseafi se celebró en la Bolsa de Madrid apoyado por varias gestoras como Amundi, AXA IM, BBVA AM, Fidelity Wordlwide Investment, Schroders, Robeco, MFS IM y M&G Investments, así como los bancos Bankinter y UBP.

Profesionales

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído