Tags: Gestores |

“Antes de la crisis sabíamos que la comunicación era importante, pero no hasta qué punto”


El mercado europeo de fondos de inversión se encuentra en un estado de salud “bastante bueno”, a tenor de los flujos del primer semestre, según Justin Eede, director de Ventas y Servicio al Cliente de Legg Mason para Europa. En la primera mitad del año, las suscripciones se dirigieron en sentido casi unidireccional hacia los fondos de renta fija, aunque también hacia los de retorno absoluto. Y es que Eede se muestra convencido de que, para avanzar en un escenario económico complicado, hay que sentir el pulso a los mercados y a los clientes. “Vigilamos cada mercado y queremos estar lo más cerca posible de los clientes, conocer sus necesidades y cubrirlas con nuevas soluciones”, dice, poniendo como ejemplo un nuevo producto de retorno absoluto que ya existe en Reino Unido y lanzarán en Europa antes de finales de año. Apuesta también por mejorar la comunicación, no sólo a los clientes actuales, sino también a los futuros, porque existe un odio hacia la incertidumbre. ”Antes de la crisis, sabíamos que la comunicación era importante, pero no hasta qué punto”, afirma. En su estrategia de crecimiento en Europa, aboga por ofrecer un rango de productos diversificado, y llegar tanto a los clientes institucionales como a los minoristas a través de distribuidoras locales.

En ese sentir el pulso a los mercados, el experto interpreta los actuales movimientos en función del sentimiento de los inversores. “Los flujos reflejan lo que están buscando los clientes: productos seguros, transparentes y de calidad, capaces de mostrar un buen track record, así como estabilidad… en definitiva, productos que sólo pueden ofrecer grandes firmas como Legg Mason”, afirma.

Y es que, aunque la volatilidad de los mercados ha venido acompañada por vaivenes también en los flujos, existe una constante hacia los fondos de bonos globales, y dentro de éstos, hacia la deuda de mercados emergentes. De ahí que la gestora apueste por este tipo de productos, como el fondo Asian Opportunities Bond, de Western Asset Management, uno de los mejor vendidos este año o el WA Global Multi Strategy, expuesto a diversos sectores del universo de renta fija, desde la deuda gubernamental a la high yield y con rentabilidades superiores al 5%. Pese a esa tendencia unidireccional, Eede niega que exista una burbuja en renta fija, aunque reconoce que las valoraciones son menos atractivas que hace seis meses. “La inflación no preocupa y tampoco creemos en una doble recesión”, afirma, indicando que ve el sector financiero muy atractivo. También los inversores han mostrado confianza hacia los fondos de retorno absoluto, como el Legg Mason Permal Global Absolute FundGlobal, con un objetivo de rentabilidad de entre el 8% y el 10%. Y ésos son los productos con los que la gestora satisface las necesidades actuales de los inversores, aunque no son los únicos.

Además de concentrarse en los productos de renta fija, más demandados, en Legg Mason también apuestan por la renta variable. “Los mercados bursátiles no están acabados; de hecho, estos momentos son positivos para los buenos stock pickers”, dice, aunque reconoce que un crecimiento más moderado afectará a los mercados. Pero se muestra “cautelosamente optimista”, apostando por compañías bien gestionadas con exceso de liquidez que invertirán en crecimiento, también a través de compras y fusiones. Una actividad que beneficiará a las bolsas.

Planes para España

Como muestra de esa confianza por la renta variable, Legg Mason traerá a España a dos gestores de dos de sus subsidiarias: ClearBridge Advisors y de Royce & Associates. El primero traerá su Clearbridge US Apreciation Fund y el segundo un fondo que invierte en small caps estadounidenses (Royce Small Cap Opportunities), ambos domiciliados en Dublín.

Y todo, como parte de su estrategia en España, donde la gestora pretende incrementar su visibilidad. “Es el tercer mayor mercado en Europa para Legg Mason, después de Reino Unido y Francia, y nos lo tomamos muy en serio”, afirma, pues Europa ha crecido un 25% en volumen bajo gestión mientras que España ha crecido el 30% en los últimos 12 meses. De ahí que estén dedicando recursos con el objetivo de establecer unas relaciones más sólidas con entidades españolas que, a través de su exposición a Latinoamérica, puedan facilitar su expansión. “Queremos ofrecer un amplio rango de productos y un apoyo global, ser líderes de mercado y superar a nuestros competidores internacionales”, asegura Eede.

Estrategia de crecimiento

Para lograrlo, continúan con una estrategia de crecimiento tanto en España como en Europa, cuyos pilares son proporcionar una oferta diversificada, con un amplio rango de soluciones, y la diversificación de los clientes, tanto institucionales como retail. “El primero es más profesional y pide la excelencia, y con respecto al segundo, lo importante es lanzar el mensaje apropiado”, afirma el experto, que considera clave analizar el perfil característico de cada inversor. También a nivel nacional, donde considera que existe una Europa de dos velocidades (con países con fuerte crecimiento como Alemania y Reino Unido por un lado, y los más problemáticos, como Grecia, Italia o España, por otro), que requiere estrategias distintas.

Por su parte, España se enfrenta a la competencia de los depósitos, y el entorno es más difícil para los fondos, pero la apertura de los inversores hacia productos foráneos crea oportunidades. En este sentido, Eede juzga de positiva la competencia local. “La competencia es sana y garantiza el compromiso con la arquitectura abierta que nos permitirá seguir creciendo”, apostilla.

 

Lo más leído