Ángel Olea (Abante Asesores): "El comportamiento de la renta variable nos dice que la recesión no está cerca"


Tras las caídas que se intensificaron en la recta final de 2018, en Abante Asesores comenzaron 2019 muy invertidos en renta variable. En su cartera modelo tenían una exposición a renta variable del 65%, que han ido reduciendo a lo largo del semestre hasta llegar a estar neutrales, al 50%. "En estos meses, hemos ido poniendo coberturas, para protegernos en momento complicados, sin renunciar a la rentabilidad de los mercados alcistas", explican.

Su posicionamiento para el segundo semestre del año sigue siendo favorable para la renta variable. "En un entorno de tipos bajos, con unos datos macro algo más débiles e inflaciones bajas, creemos que el mejor activo para invertir a largo plazo es la renta variable, pero siendo más prudentes", matizan.

En renta fija siguen infraponderados al 35%. "En este último mes hemos aprovechado las subidas para ir reduciendo el peso en la parte de crédito de nuestras carteras, al tiempo que estamos muy conservadores desde el punto de vista de la duración", justifican.

De cara a los próximos meses y al hablar de las carteras de sus clientes, consideran fundamental la gestión táctica del riesgo, apostar por carteras globales y diversificadas y por una buena selección tanto de activos como de gestores, para aprovechar todas las oportunidades que nos da el mercado.

Bancos centrales

Ángel Olea, director de inversiones de Abante, destaca que lo que más ha movido a los mercados en junio ha sido el cambio de rumbo de los bancos centrales.

En Europa, el Banco Central Europeo ha dejado la puerta abierta a nuevos estímulos monetarios y en Estados Unidos, la Reserva Federal ha cambiado su discurso, borrando el término paciente y advirtiendo del incremento de las incertidumbres. "Hasta el pasado viernes, parte del mercado ya daba por hecho que a finales de julio íbamos a ver una bajada de tipos de 50 puntos, pero el buen dato de empleo pilló por sorpresa, por lo que ahora la duda está en si veremos una bajada de 25 puntos en la próxima reunión o si la Fed se va a tomar más tiempo", arguye.

En este escenario, “el comportamiento de la renta variable lo que nos está diciendo es que la recesión no está cerca”, señala Olea. Con todo, y a pesar de que está saliendo dinero de la gestión activa, a nivel sectorial junio ha sido un mes clásico de apetito por el riesgo. Lo han hecho mejor los sectores más cíclicos, como materias primas, tecnología y consumo cíclico, y se han quedado algo más rezagados los defensivos, como las eléctricas.

Este mensaje más dovish ha llegado en un “año espectacular para la renta fija”, con la expectativa de que los tipos van a seguir bajos mucho tiempo. Así, el bono español ha sido uno de los mejores activos de 2019, con subidas del 20% en el precio por la caída de la rentabilidad: “Hay que recordar que en el mundo hay 13 trillones de dólares de deuda cotizando con rentabilidad negativa. La rentabilidad real de la renta fija europea es negativa; hay más riesgos que oportunidades”.

Empresas

Noticias relacionadas