Andrew Cawker, Nicolas Walewski y Philippe Isvy: las bondades del retorno absoluto en un entorno de liquidez artificial


¿Cuáles son las bondades del retorno absoluto? En torno a este interrogante, Morningstar ha conseguido reunir en una misma mesa redonda a tres reputados gestores: Andrew Cawker, gestor del BNY Mellon Absolute Return Equity y responsable de renta variable especializada en Insight, filial de BNY Mellon IM; Philippe Isvy, gestor del fondo GLG European Alpha Alternative para Man GLG; y Nicolas Walewski, fundador de Alken y gestor del fondo Alken Absolute Return Europe.

Cawker fue el primero en tomar la palabra, afirmando que el retorno absoluto es una buena acción para los inversores que busquen tres características: exposición a renta variable y renta fija, activos descorrelacionados y baja volatilidad. Una opinión con la que Isvy se muestra de acuerdo, con un matiz: “Los inversores quieren retornos positivos a doce meses, descorrelación y baja volatilidad, pero el retorno absoluto incluye una gran gama de activos”. Por su parte, Walewski destaca que una de las principales demandas de los inversores institucionales se centra en productos con resistencia en momentos de caídas del mercado.

Dicho esto, cada uno de los gestores explican la manera en que gestionan sus respectivos fondos. En el caso del BNY Mellon Absolute Return Equity, Cawker señala que se constituyen pares long/short que funcionan como ideas antagónicas y que pueden combinar distintos tipos de activos, lo que considera una ventaja a la hora de reducir las correlaciones. Si ha de buscarle un punto negativo a este estilo de gestión es en el lado de los cortos, donde explica que es necesario gestionar las posiciones a nivel individual y resulta difícil a veces ajustarlas a los tiempos del mercado. Isvy, por su parte, señala que el GLG European Alpha Alternative es market neutral y su principal ventaja es “la desconexión de la dirección del mercado”, puesto que se centra en la selección de valores con un enfoque bottom-up y con un estilo muy flexible.

“Lo interesante de los fondos long/short es que no necesitas compararte con un índice” añade Walewski. Para él, otra de las ventajas de combinar posiciones cortas y largas dentro del universo de la renta variable es que el inversor se beneficia de la liquidez de esta clase de activo y no se ve forzado a apalancarse excesivamente. El gestor coincide con Cawker en que las posiciones cortas requieren más vigilancia que las largas, e incide en la idea de “construir la posición de tal manera que cuide de sí misma”.

En cuanto a las estrategias que mejor funcionan en estos momentos, Cawker piensa que actualmente se está viendo poco crecimiento de los beneficios en el mercado, que más bien está guiado por los todavía elevados niveles de liquidez. “La rentabilidad de compañías y mercados es vulnerable a las políticas monetarias. Tenemos que empezar a pensar en que los riesgos macro pueden afectar a la selección bottom-up”, advierte el experto.

Isvy opina por su parte que “mucha gente quiere invertir en la periferia, pero por la expansión de múltiplos y por los fundamentales ahora es difícil”. Dicho esto, el experto de Man cree que los países del sur de Europa todavía tendrán margen para batir a los del centro, especialmente a Reino Unido y Alemania. Para ello, en su cartera está introduciendo pares de acciones italianas y españolas, aunque constata que “en España es difícil encontrar buenos precios”. El experto es consciente de que hay periodos en los mercados en los que las correlaciones se disparan y se impone el modo risk on/risk off, y que esto “se puede producir por cualquier tipo de factor, no necesariamente por los movimientos de un banco central”, pero reivindica el estilo bottom-up y la selección de valores.

El fundador de Alken pone el acento en el proceso de desapalancamiento que se ha visto en Europa tanto a nivel gubernamental como corporativo, y que considera un factor que beneficia a la renta variable. “Los múltiplos no están muy lejos de sus medias históricas, los márgenes en EE.UU. y Europa están en línea con la media y puede que se deterioren”, aclara, poniendo a España como ejemplo de este proceso. La apuesta de Walewski se centra en compañías de Italia y especialmente de Francia, con la expectativa de que crecerán los márgenes de beneficio. El gestor señala que uno de los temas centrales que refleja actualmente en su cartera es el de fusiones y adquisiciones. Paralelamente, llama la atención sobre empresas emprendedoras, en las que se mantiene cauto porque cree han acumulado unas posiciones de caja demasiado fuertes. “En realidad, si te desapalancas a un ritmo menor al de hace 3 ó 4 años, es positivo”, explica.

Otro de los puntos llamativos del discurso de Walewski es su visión contrarian sobre compañías que en estos momentos gozan de popularidad entre gestores, que expresa con posiciones cortas. “Hay que ser muy selectivo y cauto con las compañías que no cumplen con las altas expectativas y que tienen debilidades estructurales. Muchas compañías, aquellas que más gustan a la gente, caerán en los próximos años porque no podrán seguir cumpliendo”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído