Analizando el FF Iberia: el legado de Firmino Morgado


La salida de Firmino Morgado de Fidelity Worldwide Investment pone punto y fin a un personalísimo estilo de gestión que el experto había impreso desde su llegada en septiembre de 2006 hasta su salida en julio de 2014 sobre uno de los fondos más populares de la gestora en España, el FF Iberia. Desde Fidelity consideran que el nuevo gestor, Fabio Riccelli, tiene un estilo de gestión comparable. Este fondo, que lleva cerrado a nuevas suscripciones desde el 20 de enero de 2014, es el producto de renta variable ibérica de mayor tamaño dentro de su categoría, con un patrimonio de 1.671 millones de euros (con datos de Morningstar a cierre de agosto). 

El FF Iberia invierte en una cesta de compañías españolas y portuguesas -los valores lusos suponen un máximo del 20% de las inversiones- con un estilo blend (mezcla de valor y crecimiento). Aunque tiene como índice de referencia los MSCI de España y Portugal (80% MSCI Spain y 20% MSCI Portugal), se puede afirmar que la principal característica de la gestión llevada a cabo por Firmino Morgado es precisamente su independencia con respecto al benchmark. Esta estrategia le permitió brillar con fuerza en 2012, año que cerró con 20 puntos porcentuales de ventaja sobre el Ibex 35. Lo consiguió asumiendo un tracking error del 20%. Morgado cuenta con una experiencia de unos 25 años en inversiones, aunque su experiencia de gestión de carteras comenzó precisamente con la del FF Iberia hace ocho años. Era el gestor de un fondo-país más longevo de Fidelity.

Un verano difícil en una trayectoria brillante

El verano de 2014 no ha sido fácil para este producto. Por eso, en septiembre, una vez que había salido ya Morgado, la entidad explicó las causas del mal comportamiento del FF Iberia, que había pasado de terminar 2013 en el segundo decil de su categoría a situarse a final de agosto en el noveno decil, con una rentabilidad en lo que va de 2014 del 2,58% (según los datos de Morningstar a 30 de septiembre). “La evolución del fondo se ha visto perjudicada por las decepciones protagonizadas por una serie de empresas y por la búsqueda de la seguridad”, explicaron desde la gestora. La firma señaló tres nombres como responsables del mal comportamiento: el derrumbe de Banco Espírito Santo (BES), los malos resultados de Jerónimo Martins y los profit warning de las agencias de viajes en línea eDreams Odigeo y Bravofl y Rumbo Group. 

No obstante, a largo plazo, el fondo ha ofrecido una rentabilidad por encima del índice muy significativa. Según datos de Morningstar, en los últimos tres años el FF Iberia ha ofrecido una rentabilidad del 18,3%, batiendo en 4,8 puntos al índice de referencia. A cinco años, el retorno ha sido del 5,7%, tres puntos más que el benchmark. En 2007, 2009 y 2012 fue primer decil y en 2013 segundo decil de su categoría.

Firmino Morgado gestionó el Fidelity Iberia entre septiembre de 2006 y julio de 2014. Durante ese tiempo, las acciones de clase A del fondo ofrecieron una rentabilidad anual media del 6,08% frente al 1,68% de su índice de referencia (80% MSCI Spain y 20% MSCI Portugal), batiendo al 97% de los productos de la categoría. Cuando dejó el fondo a inicios de julio de este año, el producto todavía se encontraba en el primer percetil de rentabilidad. 

¿Cómo deja Morgado la cartera?

Actualmente, la cartera está posicionada en torno a tres ideas de inversión: valores de alta calidad capaces de generar rentabilidades constantes y predecibles (Inditex, por ejemplo), historias de reestructuración (Endesa, Inmobiliaria Colonial) y compañías sensibles a la parte media y final del ciclo con modelos de negocio sólidos, como Acerinox. Otra de las apuestas clave ha sido por la banca española y portuguesa (CaixaBank, Banco Popular y Banco Sabadell están en el top 10 de posiciones en cartera), apoyando la visión de Morgado de una recuperación económica fuerte en la Península Ibérica. 

En este punto es obligado recordar las fuertes convicciones del gestor, que llegó a afirmar en mayo de este año que el FF Iberia cerraría 2014 con un crecimiento de doble dígito, emulando a los cierres de 2013 y 2012. Morgado lleva defendiendo el escenario de recuperación y revalorización de las bolsas ibéricas desde principios de 2012.

En abril de ese año declaraba que abandonaba su posicionamiento defensivo, declarándose “cada vez más optimista”, al estar encontrando un buen número de empresas que no estaban descontando las perspectivas de recuperación. Posteriormente, en septiembre del año pasado, se pronunciaba específicamente sobre la mejoría de los bancos españoles “a través de la consolidación, la separación de los activos tóxicos y la recapitalización de la banca, mientras que la expansión del valor en libros y las iniciativas para recortar costes deberían ayudar a mejorar márgenes”. En aquel momento, Morgado declaraba que el esfuerzo mostrado para reforzar el sector bancario se estaba reflejando en una gran mejora de los costes de financiación de la banca,“lo que podría crear un ciclo de recuperación virtuosa al empujar la confianza del inversor, de las empresas y del consumidor”. 

Los fondos, en cuarentena

Hasta el momento del anuncio de la salida de Morgado, el fondo contaba con un rating de cinco estrellas Morningstar, así como un rating cualitativo silver. La firma de análisis ha anunciado que ha puesto bajo revisión tanto esta estrategia como el Fidelity European Aggresive Fund (cuatro estrellas y rating cualitativo neutral), también al cargo del gestor portugués, por lo que los rating de ambos vehículos pueden ser susceptibles de cambio en el futuro. Desde la gestora explican que la salida de Morgado se realiza con total normalidad tras ocho años al frente de la estrategia. Agradecen el trabajo desempeñado por el gestor durante este tiempo y ven en Fabio Riccelli su sucesor natural dadas las similitudes en el etilo de inversión que aprecian entre ambos profesionales (leer más).

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído