Amundi y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura lanzan un marco de inversión para impulsar la transición verde en Asia


Amundi y el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (AIIB) han lanzado un nuevo Marco de Inversión para el Cambio Climático para impulsar la recuperación y transición verde en Asia. Esta herramienta evaluará de forma integral los riesgos y las oportunidades del cambio climático en línea con los tres objetivos del Acuerdo de París a nivel de emisor.

Avalado por Climate Bonds Initiative, un certificador internacional y líder de opinión en el mercado de bonos verdes y climáticos, el Marco de Inversión para el Cambio Climático AIIB-Amundi traduce los tres objetivos clave del Acuerdo de París en métricas fundamentales, dotando a los inversores de una nueva herramienta para evaluar el nivel de alineación de un emisor con los objetivos de mitigación del cambio climático, adaptación y transición a bajas emisiones de carbono.
 
Aunque inversores institucionales destacados han respondido al desafío climático integrando el cambio climático en los procesos de inversión, el Marco desarrollado por AIIB y Amundi adopta un enfoque holístico del que, según la entidad, carecen los esfuerzos de movilización de capital privado actualmente.

"Los mercados de renta variable se centran actualmente en fondos temáticos y, por lo general, se enfrentan a un fuerte sesgo sectorial, mientras que los índices de bajas emisiones de carbono se han centrado especialmente en los esfuerzos de mitigación. En renta fija, los bonos verdes han sido la principal solución de financiación climática para los mercados de deuda, pero no consideran la exposición a los riesgos y oportunidades de inversión climática desde el punto de vista del balance completo del emisor", afirman.

Los inversores pueden esperar que las carteras alineadas con este Marco generen un impacto financiero potencial beneficiándose de cualquier repricing futuro de los riesgos y oportunidades del cambio climático en el mercado de capitales. El Marco permite a los inversores medir el rendimiento del emisor en relación con los tres objetivos del Acuerdo de París. Esto permite a los inversores incluir sistemáticamente en su cartera de inversiones a los emisores de la lista A (los que ya están funcionando bien en los tres objetivos) y a los emisores de la lista B (los que se están moviendo en la dirección correcta pero aún no están incluidos en la lista A).

"Una estrategia de inversión dirigida tanto a los emisores de la Lista A como a los de la Lista B debería ser más resistente al riesgo del cambio climático y estar más expuesta a las oportunidades que el mercado aún no ha valorado", aseguran.
 
El Marco también tiene un impacto financiero adicional, ya que está diseñado para fomentar la integración de los riesgos y oportunidades del cambio climático en las prácticas de negocio, buscando el compromiso de los emisores de la llamada "Lista B" para ayudarles a pasar a las credenciales de la "Lista A".

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído