Amundi International Sicav, la importancia del análisis


Amundi International Sicav es uno de los fondos más populares entre los clientes institucionales españoles. Su historial y sus resultados han hecho que sea una opción en muchas carteras. La retirada de la primera fila de acción hace unos años del alma mater del fondo, Jean Marie Eveillard, se ha solventado de manera suave por parte de la gestora y Matthew McLennan, junto con Abhay Deshpande y Kimball Brooker, dirige las riendas de la estrategia implantada por First Eagle IM (la entidad sub-gestora de inversiones responsable de la gestión del fondo que en Europa comercializa Amundi).

La gestora invierte en una cartera global de renta variable, con el estilo valor implantado por Eveillard, discípulo directo de Benjamin Graham y contemporáneo de Warren Buffett. Cuenta con una única oficina en Nueva York, desde la que las 19 personas que forman el equipo de inversión viajan constantemente para visitar a compañías. Y es que, como explica Robert Hackney, director senior de First Eagle Investment Management, una de las características de la compañía es el énfasis que pone en el análisis de compañías. “Queremos que los analistas conozcan el sector en profundidad, por lo que los siguen de manera global y, además, cada analista combina el control de distintos sectores, de manera que puedan encontrar ideas sin tener presión, no tienen que elegir lo mejor de lo peor. La contribución de un analista puede ser recomendar no estar en un sector y eso se valora igualmente”, explica. Así, por ejemplo, un mismo analista puede llevar el sector del oro y el del consumo retail. Además, periódicamente, los analistas rotan de sectores. “Queremos que sean analistas de negocios, no de acciones y es bueno que sean capaces de encontrar los intangibles de cada industria. Buscamos el valor del negocio” explica.

Tal es el valor que en First Eagle otorgan al análisis que, por ejemplo, el propio McLennan divide su tiempo de trabajo en 50% análisis de compañías, 10% relación con clientes, 10% gestión del equipo y 30% gestión de la cartera.

Esta búsqueda de las mejores compañías les lleva a contar con una cartera muy alejada de los índices, con empresas con menor deuda y de mayor calidad. Suelen tener entre 110 y 130 nombres en cartera y raramente invierten más de un 3% en una misma empresa. Recientemente han incluido la española Red Eléctrica y según Hackney están analizando otras dos empresas nacionales para invertir en ellas

Además, como gestores de estilo valor, en First Eagle invierten a largo plazo. “Operar en base a los resultados trimestrales de una compañía es de locos”, dice Hackney. “En la vida de una compañía a largo plazo, sus resultados de un trimestre son insignificantes para su valor a largo plazo”. Una de las frases de Eveillard y que el equipo actual de First Eagle utiliza constantemente es que “el calendario no debería marcar tu vida”. Consideran que hay que invertir en los ciclos económicos, no un año, sino en ciclos que son entre tres y siete años”, explica Hackney. Así, por ejemplo, en el Amundi International Sicav no hay ningún periodo de cinco años en la historia en los que obtenido resultado negativos.

Esa filosofía de invertir a largo plazo, lleva a que el fondo tenga una baja rotación de cartera, inferior al 20%. “Así no pagamos mucho en comisiones y eso también es una buena fuente de retorno para los clientes ya que son puntos básicos que ahorramos en comisiones a los brokers”, dice el responsable de la gestora.

Otra de las características del fondo es que se gestiona activamente la liquidez. “La idea de que tienes que estar completamente invertido es incorrecta, nosotros gestionamos el fondo como una cartera global, así que si no vemos oportunidades de inversión, preferimos tener liquidez. Es mejor no invertir que pagar más de lo que vale una compañía”, dice. Así, por ejemplo, en 2007 llegaron a tener un 20% de la cartera en liquidez, el máximo que ha alcanzado en la historia, pero a finales de 2008 y principios de 2009, encontraron oportunidades a buen precio por lo que a finales de marzo 2009 estaban comenzaron más invertidos que  nunca. Para gestionar la liquidez en la versión americana del fondo recurren a deuda pública americana a muy corto plazo y a deuda de las compañías en las que invierten en acciones también a corto plazo.

El contar con un análisis en profundidad de las empresas permite, según explica Hackney, aprovechar la volatilidad. “Es nuestra amiga, pero tienes que haber hecho los deberes previamente y estar preparado para comprar en el momento que surge la oportunidad”, explica.

En cuanto a su estrategia para salir de una compañías, Hackney reconoce que “vender es más difícil que comprar para un gestor”. En el Amundi International Sicav el 25% de las compañías que han salido de la cartera ha sido debido a haber sido objetos de OPA por lo que la decisión ha sido tomada por ellos, otro 25% ha sido por equivocaciones suyas y 50% porque el precio de la compañía ha llegado al valor objetivo marcado por los gestores.

El Amundi International SICAV ha acumulado un 11% neto anualizado desde su lanzamiento en 1996.

 

 

Empresas

Noticias relacionadas