Álvaro Sanmartín sale de Equilibria y deja a Carlos Arenillas al frente de la SIL


Álvaro Sanmartín Antelo, hasta hace poco director general de Equilibria Investments y gestor, junto a Carlos Arenillas, de Equilibria (la primera SIL autogestionada española registrada en la CNMV a principios de febrero del año pasado) ha abandonado la entidad. Al frente de la misma permanece, como presidente ejecutivo y del Consejo de Administración, Carlos Arenillas, ex vicepresidente de la CNMV.

Arenillas se queda ahora como único gestor de la SIL hasta que la entidad tome decisiones en los próximos meses. El gestor asegura que la sociedad, que gana el 2,4% en 2012 y tiene un patrimonio de 38,5 millones de euros, mantendrá su filosofía de inversión. “Aunque Álvaro haya salido de Equilibria, la sociedad sigue con el mismo folleto y la misma filosofía”, explica. Eso sí, indica que es posible que el Consejo tome decisiones próximamente que determinen el futuro de la SIL.

Tras la salida, el Comité de Inversiones queda compuesto por Arenillas, que gestiona la sociedad, y José Boyano, analista del equipo de inversiones. Por su parte, el Consejo está compuesto por Juan Francisco Muñoz Achirica, Carlos Sebastián, José Luis Gómez-Navarro Navarrete, José Pérez Fernández y David Giner, el secretario del Consejo.

Venta de los fondos de fondos de autor

Aunque Arenillas asegura que la filosofía de la SIL no ha cambiado, en Inversis banco, que selecciona la cartera de fondos de autor de Gesconsult, Gesconsult Talento, han decidido liquidar las posiciones en la SIL y sustituirla por Arenberg, la sicav con perfil mixto flexible de Abaco. Para Daniel Aymerich, gestor de fondos de Inversis Banco, la separación de los gestores supone “un cambio sustancial” que conlleva incertidumbre en la estrategia, razón por la que han tomado esa decisión. Aymerich también indica que, si más adelante comprueban que la estrategia sigue intacta, valorarán de nuevo la inversión.

Por ello, el banco está liquidando progresivamente el 8,3% en la SIL (una de los componentes de su cartera equiponderada, compuesta por 12 vehículos, dos de ellos internacionales) y entrando en la sicav de Abaco, que realiza una gestión familiar pero abierta a terceros inversores y que próximamente estará disponible en formato fondo. Aymerich no ha buscado un sustituto idéntico, sino que ha apostado por la sicav por su positivo track record, incluso en los momentos de crisis de los últimos años, “pues ha protegido bien la cartera en las caídas y ha participado en gran parte de las subidas”. Su filosofía es bottom-up pero los gestores hacen la asignación de activos con una visión top-down para respetar la volatilidad máxima del 6%.

Por su parte, el otro fondo de fondos de autor español, el Smart-ISH de Abante, también está liquidando su posición, del 4,7% en Equilibria. Según explica Marta Campello, del equipo de gestión de Abante, la decisión se debe a que, con la salida de Sanmartín, el fondo deja de cumplir con las características que requieren. "Es necesario que haya una clara identificación entre fondo y gestores y Equilibria estaba claramente ligado a Sanmartín y Arenillas. La salida de un gestor nos da una señal de alarma y abre un interrogante, pues puede tener consecuencias en la gestión. Con los dos, había un equilibrio de fuerzas que hacía que funcionara muy bien pero ahora el sesgo gestor se inclina hacia Arenillas", explica.

La entidad, que también eliminó recientemente de la cartera el Ibercaja Alpha por la misma razón (la salida de Alberto Espelosín de Ibercaja para incorporarse precisamente a Abante), está estudiando la incorporación de dos productos que los sustituyan, porque la vocación del fondo de fondos es estar totalmente invertido. De ahí que ahora tenga mayor liquidez de la habitual, en torno al 10%. Para sustituir a Equilibria, buscan un fondo con una idea similar de retorno absoluto, un universo más reducido en España si descartan los productos que tienen mayor sesgo hacia la renta variable.

La filosofía de la SIL Equilibria, según explicaba Álvaro Sanmartín en una entrevista a FundsPeople, consiste en obtener la mejor relación rentabilidad-riesgo analizando las tendencias macroeconómicas, regulatorias y sectoriales y el timing del mercado, desde una perspectiva global macro y top-down en función del ciclo. El objetivo de Equilibria es obtener, en períodos de 3-5 años, retornos absolutos mínimos del 2%, una vez descontada la inflación y todo tipo de gastos, en línea con las rentabilidades obtenidas por su sicav de origen, Tagomago.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído