Alternativos: arbitraje de crédito


TRIBUNA de Manuel Yutaro Rubio, CAIA, analista sénior de Estrategias Alternativas y Multiactivos, Allfunds. Comentario patrocinado por Allfunds.

Esta categoría incluye fondos que invierten, principalmente, en estrategias de valor relativo en crédito con exposición limitada a tipos de interés. Las estrategias de arbitraje aprovechan los movimientos de precios entre dos títulos (el diferencial) hasta que alcanzan el diferencial de equilibrio esperado. Este comportamiento relativo entre precios se puede explotar, por ejemplo, mediante la compra de un título y la venta de otro, en una estrategia de pares. También se puede implementar cubriendo una posición larga con un índice de crédito.

Los gestores de fondos alternativos suelen seguir un enfoque bottom-up que se centra en los fundamentales de las empresas para adoptar posiciones largas y cortas, aunque también pueden aplicar una visión top-down para invertir en diferentes regiones o sectores. Suelen ganar exposición a través de bonos de efectivo corporativos y swaps de riesgo de crédito (CDS) en las partes más líquidas de la curva. No obstante, estas carteras pueden mostrar diferentes sesgos de inversión, según su direccionalidad de mercado. Los dos más comunes son:

  • Neutral al mercado: estos fondos no adoptan de forma intencional ningún sesgo direccional o beta de mercado e invierten principalmente mediante estrategias de pares en las que las exposiciones largas y cortas a la beta se compensan entre sí.
  • Sesgo long: estos fondos construyen una cartera core formada por posiciones largas y de alta convicción y después implementan algunas estrategias satélite de valor relativo que pueden ser menos direccionales pero, en conjunto, la cartera mantendrá una exposición larga neta.

Perspectivas

Los diferenciales de crédito se ampliaron durante el primer trimestre del año para después estrecharse gracias a los estímulos monetarios y fiscales puestos en marcha por los bancos centrales y los gobiernos. Aun así, los niveles absolutos siguen más altos que en 2019 y el estado de la economía real para las empresas subyacentes sigue siendo, como mínimo, incierto. Por lo tanto, podemos esperar una mayor dispersión en crédito, ya que habrá más empresas que tendrán problemas para mantener sus calificaciones crediticias. Se trata de un ambiente excelente para estas estrategias long/short, pese a las distorsiones causadas por las medidas de estímulo.

Aunque esta categoría no cuenta con muchos fondos, nos gustaría destacar cuatro que han captado nuestra atención recientemente:

DCI Market Neutral Credit UCITS: fondo de arbitraje de crédito neutral al mercado que se propone ofrecer una rentabilidad neta anual del 6%-10% con una volatilidad del 2%-4%. Esta estrategia sistemática intenta obtener rentabilidades positivas aprovechando las brechas de información entre los mercados de crédito y de renta variable. Esta información, combinada con otros parámetros, les permite identificar anomalías de precios en activos individuales. El objetivo de la cartera es generar rentabilidades positivas no correlacionadas mediante posiciones largas o cortas en CDS corporativos líquidos con poca exposición a la beta de crédito o tipos de interés.

Muzinich Long Short Credit Yield: fondo que invierte en crédito high yield con una filosofía long/short y un sesgo largo, que se propone ofrecer rentabilidades netas cercanas al 10% a lo largo de un ciclo de mercado completo. Para ello, se centran en bonos corporativos high yield que presenten valoraciones atractivas, principalmente del mercado estadounidense. La cartera combina una cartera larga core de bonos high yield que mantienen hasta el vencimiento con otras tres estrategias: una cartera de posiciones cortas en crédito, otra de arbitraje de crédito y otra de cobertura. La exposición larga neta del fondo oscila entre el 50% y el 130%, aproximadamente.

Lyxor Chenavari Credit: este fondo aplica una estrategia fundamental long/short en crédito europeo y se propone ofrecer una rentabilidad del 5%-9% con una volatilidad limitada al 6% a través de una combinación de tres subestrategias líquidas: crédito corporativo long/short, títulos financieros long/short y convexidad (estrategia de cobertura del riesgo de cola). La cartera está poco expuesta al mercado, ya que su objetivo es generar el 80% de las rentabilidades por ganancias sobre el valor de mercado y el resto por el carry.

Candriam Long Short Credit: fondo de arbitraje de crédito fundamental que combina tanto posiciones de valor relativo como apuestas direccionales. Este fondo con sesgo long, pero de beta baja, busca generar rentabilidades positivas de forma consistente y superar al EONIA, con una volatilidad limitada. Para lograrlo, invierte en bonos corporativos de todo el espectro de calificación y en CDS, adoptando posiciones largas y cortas.

Profesionales
Empresas

Lo más leído