Alta convicción en bonos corporativos emergentes, con Vontobel


Las emisiones de bonos corporativos de mercados emergentes denominados en dólares han crecido de forma impresionante en la última década. Un crecimiento que resulta aún más extraordinario si se compara con el pequeño tamaño de los mercados emergentes de renta fija respecto a la contribución de las economías de estos mercados al PIB (Producto Interior Bruto) global (superior al 50%).

El aumento del volumen en las emisiones en dólares y otras divisas fuertes ha sido el resultado de tres factores diferentes: primero, el hecho de que algunos emisores de bonos emergentes operen en sectores dolarizados, como sucede con las materias primas, o en países cuya divisa esté vinculada al dólar, como los Emiratos Árabes Unidos, que prefieren no generar desajustes de divisas en sus balances; segundo, el aumento de las necesidades de captar inversión, en crecimiento por la expansión económica, pero con mercados bancarios y de bonos en divisa local que carecían de profundidad, con lo que los emisores de mercados emergentes comenzaron a buscar esta inversión en el mercado internacional de bonos; y tercero, los datos técnicos del mercado mejoraron al mismo tiempo que emergía la demanda inversora de bonos globales, debido a los beneficios de la diversificación, después de que la crisis financiera global impactara muchas de sus carteras.

Si bien el segmento de mercado de Renta Fija Emergente es considerado de mayor riesgo, su mayor ineficiencia ofrece una oportunidad a gestoras que, como Vontobel Asset Management, aplican un estilo de inversión contrario y un enfoque bottom-up que les ayuda a identificar oportunidades atractivas.

Este es el estilo de gestión de la gestora del fondo VONTOBEL FUND-EMERGING MARKETS CORPORATE BOND que se posiciona como el más rentable en el año, de la categoría VDOS de Renta Fija Internacional Emergente, con un 12,47% de revalorización en su clase I de capitalización en dólares.

Invierte principalmente en valores de renta fija de tipo variable de emisores tanto públicos como privados, denominados en divisa fuerte, incluyendo hasta un 25% de sus activos en bonos convertibles y warrants. El fondo puede utilizar derivados para alcanzar su objetivo de inversión y con propósitos de cobertura.

El fondo está gestionado por el equipo de renta fija emergente de Vontobel Asset Management. Los gestores responsables son Wouter van Overfelt y Sergey Goncharov. Wouter Van Overfelt se incorporó a Vontobel Asset Management en abril de 2013 como gestor de carteras en el equipo de renta fija emergente. Con anterioridad, trabajó en Gaz de France (GDF) Suez y ocupó diversos cargos en Dexia. Entre 2008 y 2010 fue parte del equipo de gestión de carteras de renta fija de Dexia Asset Management, donde gestionó fondos de crédito y bonos de rendimiento total. De 2010 a 2012 fue Senior Credit Risk Modeller y miembro del equipo de Modelado de Cartera de Crédito y Precios del Grupo Dexia. Comenzó su carrera en 2002, modelando el diferencial de crédito en bonos de alto rendimiento. Wouter Van Overfelt tiene un doctorado y un Máster en Economía Aplicada por la Universidad de Antwerp.

VONTOBEL FUND-EMERGING MARKETS CORPORATE BOND invierte principalmente en renta fija emergente denominada en divisa fuerte, de emisores del sector público y privado. Su objetivo es generar el mejor rendimiento posible de las inversiones a través de una cartera diversificada. Su enfoque es el de un ‘gestor de crédito’ puramente emergente, que combina análisis top-down y bottom-up, pero con un enfoque muy específico sobre el último.  

El equipo gestor cree que se puede aplicar un enfoque de dual value basado en eventos a esta clase de activos ineficientes, con el fin de extraer el máximo valor de los errores en la fijación de precios.  Las oportunidades de valor pueden definirse como aquellas estrategias en las que un inversor puede obtener una mayor remuneración por riesgos iguales o similares. Las estrategias de eventos tienen un doble objetivo: generar importantes rendimientos de capital y proporcionar descorrelación.

Buscan invertir en situaciones especiales en las que creen que el valor razonable se puede encontrar a un nivel significativamente más alto que el valor de mercado, como consecuencia del comportamiento excesivamente irracional de la comunidad inversora ante eventos determinados, como pueden ser rebaja de calificación, incumplimiento, fusiones y adquisiciones o recapitalización, entre otros.. En estas situaciones, a menudo adoptan una visión profundamente contraria al mercado. Su enfoque es de alta convicción, utilizando los índices sólo como referencia.

Según datos a 31 de marzo, la cartera final incluye entre sus mayores posiciones emisiones de Ronesans Gayri-menkul Yatirim AS 2023 (2,70%) Credivalores-Crediservicios SAS 2022 (2,40%) R-Logitech S.A.M. 2023 (2,20%) Andrade Gutierrez International SA 2021 (1,90%) y Silknet JSC 2024 (1,90%). Por sector, Financiero (23,40%) Inmobiliario (13,20%) Petróleo y Gas (10,10%) Utilities (8,70%) y Metales y Minería (7,30%) representan las mayores ponderaciones por sector, mientras que los mayores porcentajes por país corresponden a Turquía (9,50%) China (8,70%) Méjico (8,60%) Argentina (8,30%) y Brasil (6,40%).

El fondo toma como referencia para su gestión el índice JP Morgan Corporate Emerging Market Bond Broad Diversified, contando la clase con un patrimonio bajo gestión de 186 millones de dólares (aproximadamente 166 millones de euros). Su historia de rentabilidades lo sitúa entre los mejores de su categoría, en el primer quintil, durante 2016, 2018 y 2019 batiendo al índice de su categoría durante 2017. A tres años, registra un dato de volatilidad de 8,45% y de 7,72% en el último año. En este último periodo, su Sharpe es de 2,27 y su tracking error, respecto al índice de su categoría, de 4,03%. La suscripción de la clase institucional de capitalización de este fondo no requiere una aportación mínima, aplicando a sus partícipes una comisión fija de hasta 0,55% y de depósito de 0,08745% (mensual).

De acuerdo con la gestora, abril fue un mes relativamente positivo para los mercados mundiales, debido a la continuidad en la política monetaria de los bancos centrales. El rango de los bonos del Tesoro de EE.UU. se mantuvo entre 2,50% y 2,60%, con un aumento del 4% en el S&P 500, las negociaciones entre Estados Unidos y China continuaron, los datos macroeconómicas de China mejoraron, registrando un 6,40% en el del PIB del primer trimestre, y el precio del petróleo superó los 70 dólares por barril, llegando  incluso a alcanzar brevemente los 75 dólares.

El Brexit no ha ocurrido, una vez más, y ahora se pospone hasta octubre, aunque las elecciones de la Unión Europea de mayo podrían animar al Reino Unido a acelerar este proceso. El Fondo Monetario Internacional ha rebajado las previsiones de crecimiento mundial al 3,30% (-0,2 p.p. desde enero) del PIB en 2019 y prevé lo que denomina un repunte precario para el próximo año (hasta el 3,6%, plano respecto al año anterior). Excluyendo a Turquía, las divisas de los mercados emergentes no tuvieron un sesgo direccional particular.

De acuerdo con este entorno de mercado, durante el mes de abril, el equipo gestor incrementó sus posiciones en China, Méjico y Argentina, mientras que en países como Colombia, Irak y Túnez han reducido sus posiciones.

Los bonos de mercados emergentes son ineficientes y, como gestores activos, el equipo gestor está en posición de encontrar inversiones atractivas y, por lo tanto, mantiene una perspectiva positiva respecto a los mercados de la renta fija emergente.

La evolución del fondo por rentabilidad respecto al riesgo asumido, medido por su volatilidad, en los últimos tres años, hace a la clase I de capitalización en dólares de VONTOBEL FUND-EMERGING MARKETS CORPORATE BOND merecedor de la calificación cinco estrellas de VDOS.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído