Alquity llega a España con un enfoque ESG para los mercados emergentes


La última firma en desembarcar en el mercado nacional pone el foco en la inversión con criterios socialmente responsable en los mercados emergentes. Alquity Investment Management llega a España con sus buques insignia de renta variable de Asia, India y emergentes global. Todas gestionadas con una filosofía de alta convicción, basada en fundamentales, y con un fuerte compromiso con el progreso social. La firma dona un 10% de sus comisiones a proyectos de desarrollo en las regiones en las que invierte.

Su oferta se compone de cinco fondos de renta variable que cubren los mercados de Asia, India, Latinoamérica, África y mercados emergentes global (el Alquity Future World Fund). Es una carta de presentación con fondos de alta convicción, con carteras concentradas en 20-50 valores, que buscan un active share alto (por encima del 90%), y que integran en el mismo equipo de gestión el análisis ESG y financiero. “No somos una apuesta por la beta de los emergentes. Queremos dar un acceso local y doméstico a la clase de activos”, explica Benoit Ribaud, director de ventas en Alquity.

¿Quién es Alquity?

“Somos una gestora que conecta a los inversores con el progreso social para generar mejores retornos financieros para todos”, cuenta Ribaud. Es un enfoque que enfatiza no solo el análisis macro y las valoraciones financieras, sino también los factores medioambientales, sociales y de buena gobernanza para valorar la calidad, la excelencia operativa y los valores de las empresas.

El resultado son carteras sesgadas hacia el growth de calidad, que buscan monetizar las temáticas a largo plazo a través de compañías transparentes, con una administración alineada con los intereses de los inversores. “Alquity es una gestora responsable desde la construcción de sus carteras”, asevera Ribaud. “Somos jugadores puros en ESG y no lo hacemos por razones éticas sino porque verdaderamente genera alpha”. El equipo de gestión aborda activamente la ISR con las empresas. “Nunca invertimos en una compañía que no hemos visitado”, asegura Ribaud.

“Pero sabemos que la inversión responsable por sí sola no es insuficiente para engendrar el progreso social”, defiende Ribaud. Por eso la gestora dona un mínimo del 10% de sus comisiones de gestión a proyectos de desarrollo en las regiones en las que invierten. Y ya llevan 2 millones de dólares donados en los últimos años. “Al contribuir al desarrollo económico sostenible a largo plazo creamos más oportunidades para que las compañías progresen, cerrando así el círculo virtuoso de Alquity”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído