Almunia anima al Gobierno a que subsidie las pérdidas en las preferentes


El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, animó hoy al Gobierno a crear una especie de subsidio para compensar a los titulares de preferentes de entidades con dinero de los presupuestos públicos. Hasta ahora, los bancos nacionalizados, como Bankia, habían argumentado que no podían dar una solución a las pérdidas acumuladas en estos títulos porque la Unión Europea lo impide.

Almunia fue hoy tajante en un curso organizado por la APIE en la UIMP: "No me gusta que se diga que es Bruselas la que bloquea la solución a las preferentes porque no es verdad". Su propuesta que es el Estado o las Comunidades Autónomas paguen directamente a los afectados lo que hayan perdido. "Sacar dinero del presupuesto para dar una ayuda a una viuda no es una ayuda pública". 

Frente a ello, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguraba hoy en el Congreso que espera lograr una solución "factible" para los clientes de las participaciones de preferentes, un asunto que tiene que estar "en la sensibilidad de las autoridades tanto españolas como comunitarias", informa Efe. En ese sentido, el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, reclamaba ayer flexibilidad a la UE para encontrar una solución para los titulares de las preferentes. Almunia ya ha dejado claro que no habrá facilidades para estos ahorradores por parte de Bruselas porque es el Gobierno el que tiene en sus manos la solución. 

Los accionistas, bonistas y obligacionistas, por su parte, sufrirán en sus inversiones las quitas correspondientes cuando Europa entregue el rescate a las entidades que lo soliciten. La práctica habitual, recordó el comisario, es que haya un "reparto de esfuerzos" antes de que el contribuyente ponga el dinero. 

Almunia no quiso avanzar en su intervención ninguno de los detalles del plan de rescate que ayer solicitó el Gobierno para el sector financiero, pero se mostró convencido de que no será una negociación tortuosa y que se llegará fácil a un acuerdo. Sólo concretó que las ayudes que se entreguen en forma de renta fija (bonos convertibles contingentes) tendrán que abonar un tipo de interés mínimo del 8,5%. 

De Guindos confirmó en el Congreso que las ayudas europeas no supondrán únicamente exigencias para los bancos que reciban las inyecciones, sino que habrá condiciones para todos, aunque no avanzó cuáles. El vicepresidente del Banco Popular, Roberto Higuera, auguró en Santander que probablemente se les reclamará reducir el ratio de apalancamiento a un nivel en el entorno del 120%, como se ha hecho en países como Grecia.

Sobre las condiciones de los planes de reestructuración, De Guindos aseguró que los  rescatados estarán obligados a sacar de su balance los activos tóxicos, es decir, que tendrán que traspasarlos a un banco malo.

Lo más leído