Algunos conceptos que no de deben obviar de los mercados frontera


Los mercados frontera permiten acceder a algunas de las economías más dinámicas y con mayor crecimiento del mundo gracias a unos sólidos factores de crecimiento a largo plazo. Así al menos lo creen Allan Conway, responsable de renta variable de mercados emergentes de Schroders y Edward Evans, responsable de productos, al asegurar que en un entorno macroeconómico global dominado por la incertidumbre, la relativamente baja correlación de los mercados frontera con el mundo desarrollado y emergente ofrece a los inversores unos beneficios potenciales de diversificación muy importantes.

En un informe en el que ambos expertos plantean las oportunidades que se pueden encontrar en los que ellos califican como los nuevos mercados emergentes, tanto Conway como Evans indican que “las oportunidades de inversión son igualmente favorables ya que la liberalización de los mercados se está acelerando y las valoraciones parecen atractivas en términos absolutos, así como en comparación con el mundo desarrollado y el mundo emergente”. Asimismo, recuerdan que esta categoría está siendo reconocida como una clase de activo independiente, como ha quedado demostrado tras la creación en el año 2007 del índice MSCI Frontier Markets.

“A pesar de que la liquidez de los mercados frontera es menor que la que ofrecen los emergentes, se puede invertir fácilmente en ellos”, aseguran. Ambos son conscientes de que la inversión extranjera está limitada en algunos casos, si bien “en la inmensa mayoría de estos mercados es posible invertir de manera directa a través de sus bolsas locales”. Tampoco conviene olvidar –recuerdan- que muchas de las empresas procedentes de estos países cotizan en bolsas de países emergentes o incluso de desarrollados, vía la Bolsa de Londres.

Lo más leído