“Algunas empresas españolas están sufriendo un descuento excesivo por el mero hecho de su domicilio fiscal"


“La renta variable europea, en comparación con el bund alemán a 10 años, no ha estado tan barata en los últimos 90 años”. Así lo creen en Invesco Asset Management, al asegurar que los puntos débiles detectados en la estructura original de la Unión Monetaria Europea, junto a las marcadas diferencias respecto a la visión de los principales líderes políticos para resolver la actual crisis de deuda que arrastra la eurozona, han llevado a poner en duda la viabilidad del proyecto europeo a largo plazo. “En esta situación, los inversores han optado por la seguridad ante todo”, afirman los expertos de la gestora.

En un informe sobre perspectivas para la renta variable europea, el equipo de Renta Variable Pan Europea de Invesco en Henley considera que algunos sectores, como por ejemplo el sector financiero, el farmacéutico y otros sectores industriales, así como algunas compañías europeas, “están sufriendo un descuento excesivo en el mercado”. En este sentido, destacan el acuerdo al que se ha llegado en la reciente cumbre europea para resolver las tensiones que afectan al sistema bancario europeo y confían en una recuperación de la confianza de los inversores y una reducción de las primas de riesgo asociadas a ciertas compañías y sectores, en cuanto se definan los detalles de este plan.

Por ahora, en Invesco consideran que la huida de los inversores hacia los sectores de bajo riesgo y menor incertidumbre se ha traducido en divergencias cada vez más extremas entre las valoraciones de esos sectores y el resto del mercado. Su enfoque bottom-up de selección de compañías les permite identificar múltiples oportunidades en los sectores menos favorecidos por los inversores, como es el caso de bancos, farmacéuticas y compañías industriales. “En muchos casos, estos sectores se están negociando a niveles muy inferiores a su media de los últimos diez años. En algunas situaciones afecta a compañías españolas o italianas que, en nuestra opinión, están sufriendo un descuento excesivo por parte del mercado por el mero hecho de estar domiciliadas en estos países”. 

A juicio de Invesco, estos prejuicios están provocando que se ignoren algunas compañías bien gestionadas y con sólidos equipos directivos que cuentan con una importante exposición fuera de Europa. “Nos parece que la prima de riesgo que se aplica actualmente a estas compañías es demasiado alta. Por otro lado, vemos difícil una revalorización de los sectores de consumo desde los niveles actuales, especialmente ahora que los beneficios parecen estar perdiendo momentum”. En este aspecto, los expertos de la gestora creen que “los considerables descuentos en las valoraciones de ciertos sectores del mercado europeo ofrecen cierta protección y la evolución de esas compañías dependerá más de que se reduzcan los riesgos asociados al proyecto europeo que a la de cualquier mejora del entorno macroeconómico”.

Para ello será fundamental que los líderes europeos sepan dar una respuesta adecuada a la crisis de deuda. “Aún falta definir la mayoría de los detalles del plan y es normal que mucha gente siga siendo escéptica, sobre todo teniendo en cuenta que la crisis de deuda soberana europea parece no acabar nunca, pero nos reconforta pensar que la mayoría de los implicados están dispuestos a luchar por la salvación del euro”, afirman desde Invesco. En opinión del equipo de Renta Variable en Henley, acordar cuanto antes los detalles de este plan contribuiría a la recuperación de la confianza, lo que se traduciría en rebajas de las primas de riesgo desde los altísimos niveles en los que se encuentran ahora mismo. “Esta situación podría ayudar a reducir ciertas valoraciones extremas en el mercado de renta variable europea, cerrando un poco la brecha con respecto a otras clases de activos”.

Lo más leído