“Algunas compañías estadounidenses cotizan a precios irresistibles”


La renta variable estadounidense es, a juicio de J.P. Morgan Asset Management, uno de los mercados que registrará un mejor comportamiento de cara al futuro. Y será gracias fundamentalmente a un crecimiento que, “sin ser perfecto, superará al del resto de economías desarrolladas” y que estará apoyado “por el mayor gasto del consumidor americano y por el alto grado de internacionalización alcanzado por sus empresas”, asegura Christian Preussner, nuevo responsable del equipo de especialistas de producto para Europa de renta variable americana.

En una presentación a clientes realizada por Preussner en Madrid, el experto destacó precisamente el incremento de las ventas de las compañías americanas como un factor determinante que, en su opinión, debería empujar las cotizaciones, más aún teniendo en cuenta la fuerte exposición de éstas a mercados emergentes como China, India o Brasil, donde el consumo crece muy rápidamente. “Esta tendencia ha sido reconocida por los directivos estadounidenses, que ahora tratan de posicionar sus negocios para aprovecharse de ella”, asegura el experto.

En este sentido, Preussner se muestra convencido de que “las empresas estadounidenses se beneficiarán claramente del aumento del consumo a nivel global”. Pone, como ejemplo, el caso de Coca-Cola, compañía cuyas ventas en Estados Unidos apenas alcanzan el 22% del total. “De hecho, la multinacional vende más en México que en Estados Unidos. Lo mismo ocurre con Asia, región en la que sus ventas están creciendo con fuerza”, puntualiza el gestor.

Pero, ¿es momento de invertir en renta variable americana? Para el responsable del equipo de especialistas de producto para Europa de renta variable americana, no hay duda: “Las valoraciones actuales son muy atractivas tanto en términos de PER como a nivel micro”. En este último aspecto, el gestor llega a calificar las oportunidades que se presentan de irresistibles, como la que a su juicio representa actualmente Microsoft, una compañía que en su opinión “cotiza casi regalada”. No conviene olvidar –señala- que el flujo libre de caja de algunas de ellas están en niveles más que interesantes.

La filosofía de inversión que siguen en la firma para generar alfa pasa por la creación de fondos con carteras concentradas, invirtiendo en compañías que, según Preussner, deberían superar el comportamiento del mercado a largo plazo. Uno de sus fondos es el J.P. Morgan America Equity, producto que apuesta por un reducido puñado de entre 20 y 40 compañías de gran y mediana capitalización, en el que se incluyen únicamente las mayores convicciones de la firma tanto en lo que respecta al estilo ‘growth’ (crecimiento) como ‘value’ (valor). En los últimos seis meses, su rentabilidad alcanzó el 29,5%, cuatro puntos por encima del S&P 500.

Sin embargo, no es el único fondo que potencian desde la gestora. El J.P. Morgan US Growth Fund, por ejemplo, invierte fundamentalmente en compañías de crecimiento de gran tamaño aplicando un estilo ‘bottom-up’ en el que sus gestores incluyen sólo aquellas compañías que presenten claras ventajas competitivas con respecto al resto de su sector y, además, coticen en buen ‘momentum’. Del mismo modo, desde la gestora también apuestan por el J.P. Morgan US Value, fondo que, al igual que el anterior, desde su lanzamiento ha sido capaz de batir de manera recurrente al índice de referencia.

Empresas

Lo más leído