Tags: Renta Variable |

Algoritmos cuantitativos para analizar sin emociones y sin prejuicios la crisis del Covid-19


A medida que el coronavirus se globaliza, los mercados se han internado en un territorio de crisis y temen que sus efectos económicos obstaculicen el crecimiento mundial a largo plazo. Las noticias que se publican actualmente sobre las cadenas de transmisión del virus desconocido, las advertencias sobre los beneficios de las empresas y las cancelaciones de eventos, han aumentado la ansiedad del público y el nerviosismo del mercado, lo que ha dado lugar a una fuerte volatilidad. La Fed intentó calmar los nervios de los inversores recortando agresivamente los tipos de interés en un movimiento tan preocupante que sólo se había visto anteriormente durante la crisis financiera, pero sin éxito.

Según Daniel Seiler, responsable de multiactivos en Vontobel AM, en medio de tal agitación del mercado, un análisis cuantitativo sobrio de la corrección provocada por el Covid-19 puede categorizar la gravedad del evento y cuantificar la probabilidad de una recesión. Además, echar un vistazo al resultado de los algoritmos cuantitativos de inversión actuales puede ayudar a tomar la decisión de cartera más racional para beneficiarse de los movimientos actuales del mercado. Sorprendentemente, los algoritmos cuánticos, bendecidos con una visión sin emociones y sin prejuicios de los mercados, están comprando actualmente renta variable mientras que la mayoría de los inversores se deshacen de activos de riesgo.

Las malas noticias primero: Covid-19 es un cisne negro. En términos cuantitativos, se trata de un evento de alto-sigma que es altamente improbable, totalmente impredecible y trascendental. Los eventos sigma se calculan expresando el rendimiento observado del mercado en términos de volatilidad. Suponiendo una distribución normal del rendimiento, un evento sigma 3 tiene una probabilidad del 0,135% y un evento de sigma 4 tiene una probabilidad del 0,00317% de ocurrir. Esto significa que estos eventos están ocultos en las colas de la curva normal en forma de campana de los rendimientos del mercado, explica el experto.

Entre el 21 y el 28 de febrero el MSCI World Index cayó casi un 11% debido al Covid-19. Esta caída se sitúa entre 3 y 4 en el espectro sigma. Siguiendo la lógica anterior, Covid-19 es un raro y desafortunado evento que merece una mirada más cercana y tomar decisiones de cartera. Una caracterización de los catalizadores económicos subyacentes de una corrección decide si es inteligente comprar o vender el riesgo. Sólo hay dos razones para que se produzcan caídas importantes en las bolsas: o bien las proyecciones de flujo de caja de las empresas caen o bien la tasa de descuento asociada a este flujo de caja aumenta.

Los principios que guían las decisiones de inversión en cada escenario son simples, pero tan diferentes como el día y la noche: si estamos ante el primer caso, se reduce el riesgo y se aumenta en el segundo. “Si los flujos de caja de las empresas a largo plazo se ven afectados, deberíamos estar en alerta máxima, porque esto implica que o bien se ha revisado a la baja el crecimiento de los beneficios a largo plazo o las empresas están menos dispuestas a distribuir efectivo y más inclinadas a acapararlo. Sin embargo, estas acciones sólo se producen cuando disminuye la tasa de crecimiento económico a largo plazo”.

De acuerdo con el responsable de Vontobel, la revisión del crecimiento futuro suele ser un proceso de medio a largo plazo y tendrá un efecto duradero en los mercados. “Sólo entonces, los inversores deberán adoptar medidas de gran alcance y hacer cambios estratégicos en la asignación de sus activos reduciendo el riesgo. Por ejemplo, esto sucedió cuando el colapso de Lehman Brothers golpeó el sector de los servicios financieros y sumió a la economía mundial en una profunda recesión”.

La historia se torna en algo completamente diferente cuando nos enfrentamos a una tasa de descuento creciente, que podría tener dos causas principales: los tipos de interés o las primas de riesgo en el mercado están al alza. “El aumento de las primas de riesgo ocurre porque los inversores se vuelven más reacios al riesgo. Este es un típico fenómeno de corto a medio plazo, ya que los cerebros humanos están conectados para reaccionar y olvidar rápidamente las noticias negativas. El aumento de la aversión al riesgo en el mercado alberga un potencial de rentabilidad significativo porque las primas de riesgo más altas recompensan a los inversores que están dispuestos a asumir más riesgos en tiempos de incertidumbre”.

Y, aquí están las buenas noticias: por el momento, la corrección del Covid-19 se sitúa en la lista de incidentes que aumentan las primas de riesgo. “Desde una perspectiva económica, la agitación que estamos presenciando ahora puede describirse mejor como un shock oferta que de demanda. Si bien es cierto que parte de la demanda económica no se recuperará, la mayor parte de ella acaba de ser aplazada, por lo que es muy probable que se produzca una recuperación en forma de U durante los dos próximos trimestres. La demanda que se pierda por completo difícilmente moverá la aguja del crecimiento económico a largo plazo, especialmente si los efectos del virus se limitan a los sectores de la fabricación, el turismo y los viajes”.

Sin embargo, cuanto más tiempo permanezca el virus, mayor será la probabilidad de que afecte a la demanda y ensombrezca las perspectivas económicas a largo plazo. “La curva de tipos de EE.UU. ha estado indicando durante un tiempo que una recesión ya no es una idea descabellada. A finales de 2019, una recesión en los EE.UU. tenía una probabilidad de aproximadamente el 25%. Esto ha aumentado a un tercio con el ataque del virus y es probable que estas cifras aumenten a corto plazo. No obstante, es cuestionable en qué medida. Si la tasa de infección en China es una guía, sabremos más dentro de unas semanas si el Covid-19 será el tan temido factor que empuja al mundo a una recesión total”.

Tal y como concluye el experto, actuando como inversores racionales, los algoritmos quant de asignación de capital han estado reaccionando a las señales macroeconómicas actuales aumentando su asignación de capital en las últimas semanas, al menos por ahora. “Esto se debe a que en este momento hay un considerable potencial de retorno en el mercado para aquellos que están dispuestos a asumir el riesgo y superar los sesgos de comportamiento. En igualdad de condiciones, una venta del mercado del 10% resulta aproximadamente en un aumento de las primas de riesgo de alrededor del 0,25%. Sin embargo, teniendo en cuenta que la Fed acaba de bajar los tipos de interés en un 0,5% y que es probable que otros bancos centrales sigan su ejemplo, los efectos de las primas de riesgo de la venta de Covid-19 pronto se recogerán y se cerrará la ventana de oportunidad”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído