Alfonso de Benito (Dunas Capital): “No es el momento de tomar riesgos”


Es difícil establecer un escenario central para el próximo año cuando los indicadores son contradictorios. Sin embargo, en Dunas Capital apuestan que la desaceleración puede continuar pero sin llegar a un contexto de recesión global. “Nos cuesta ver un crecimiento global por debajo del 2,5%”, especifica Alfonso de Benito, director de gestión de activos de Dunas Capital AM.

Aunque el sector industrial esté tocado por la guerra comercial, destacan la robustez del sector servicios gracias al alto nivel de empleo a nivel mundial y a las subidas salariales. “Si hay más confianza, la economía aguanta”, apunta de Benito.

A pesar de ello, la probabilidad de recesión de EE.UU., un indicador que en crisis anteriores ha antecedido a una caída del crecimiento económico, está en un nivel muy alto. Desde Dunas Capital no saben si esta vez será diferente, lo que sí prevén es que esto no ocurra en 2020 (año de elecciones). “Trump tiene interés en que no sea así”, subraya. En este sentido, estarán muy atentos a como evolucionen los datos de desempleo y subidas salariales.

Despejada la incertidumbre en cuanto a la evolución macro, que volverá a estar marcada por los riesgos geopolíticos, se fijan en el punto de partida de las valoraciones para establecer previsiones de cara el año que viene.

Según de Benito, “no se justifican algunas valoraciones”. A nivel mundial, creen que los activos de renta fija están caros y en menor medida la renta variable, aunque su rentabilidad esperada es mucho menor a la histórica. Además, prestan especial atención a la dispersión en el comportamiento entre títulos de renta variable, acentuada por el impacto de la gestión pasiva.

“Es muy extraño que las bolsas hayan subido un 30% y se hayan producido salidas netas. Hemos visto como había entradas en los índices y salidas de aquellos valores que no estaban incluidos. En 2020 se puede producir todo lo contrario”, reflexiona.

Por valoración, señala de Benito, “no parece lógico comprar high yield y no tener bolsa española”. En este contexto, apuestan por gastar riesgo en bolsa y no en bonos.

En general, apuestan por la austeridad. “No es el momento de tomar riesgos”, determina el director de gestión de activos de Dunas Capital AM, quien señala que “hay varias señales de alerta que les llevan a ser precavidos”. Por tanto, mantienen una asignación de riesgos baja. “La menor desde el inicio”, contextualiza.

En este entorno, tienen un posicionamiento largo en bonos americanos como cobertura de riesgo de recesión. “Si hay recesión es el único que tiene margen de corrección”, destaca. Además, cubren con futuros de deuda y renta variable algunas posiciones en bolsa y renta fija.

En el 2020, considera, será clave la agilidad y la flexibilidad. En renta fija buscan nichos de valor. Sus mayores apuestas están en bonos subordinados de compañías de seguros, del MARF y algún subordinado financiero.

En renta variable, su posicionamiento se concentra en megatendencias o compañías donde el riesgo de recesión ya está descontado. Por sectores, sobresalen los autos, los servicios financieros (gestoras, compañías de direct lending...), tecnología (digitalización) y energía.

El sector de gestión de activos su principal posición es Anima, una gestora italiana “muy castigada por la incertidumbre política en Italia y su impacto sobre la prima de riesgo italiana”. Siguen analizando el sector, especialmente de gestoras alternativas, de capital riesgo y real state.

Negocio

La entidad también ha repasado cifras del año que está a punto de cerrar. Esperan terminar el 2019 con un crecimiento superior al 30%, lo que supone llevar sus activos bajo gestión por encima de los 350 millones de euros. La gama Dunas Valor, que en 2020 cumple tres años, ya supone 100 millones de patrimonio para la firma.

Asimismo, la gestora destaca el éxito del lanzamiento de la clase con dividendo del Dunas Flexible, una estrategia muy interesante para 10 aseguradoras que ya han suscrito esta clase de participación. “Mientras que los beneficios o perdidas van al balance, los dividendos van directamente a la cuenta de resultados”, aclara Borja Fernández-Galiano, responsable de Ventas de Dunas Capital. 

También han avanzado que están en fase de transformar los procesos de inversión para adaptarlos a la sostenibilidad.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído