ALFI advierte sobre las consecuencias de pedir una responsabilidad total a los depositarios


Las reacciones a la propuestas de normas para mejorar la protección al inversor efectuadas el 3 de julio por la Comisión Europea (y que podrían ser adoptadas por el Parlamento Europeo y el Consejo el año próximo) no se han hecho esperar. La asociación de la industria de la gestión de Luxemburgo, ALFI, apoya las medidas, pero matiza que aún queda por definir el nivel de responsabilidad de los depositarios y advierte sobre que sea excesivo, algo que podría aumentar los costes para el inversor pero sobre todo concentrar la responsabilidad en un pequeño grupo de entidades y disparar el riesgo sistémico.

Otro de los puntos fuertes de la propuesta, el Reglamento PRIPS (acrónimo de productos empaquetados para inversores minoristas), tampoco es completamente del gusto de la asociación española. Elisa Ricón, directora de asesoría jurídica de Inverco, explica que su ámbito de aplicación excluye ciertos productos que, "desde la perspectiva del inversor, son sustitutivos de otros productos de inversión", aunque no los considera así el regulador, lo que impide la comparativa entre ellos.

Así, de la propuesta quedarían expresamente excluidos productos como los depósitos no estructurados, las acciones y bonos sin derivados implícitos o los productos puros de seguro, entre otros. "Si la idea era la creación de unos estándares para permitir la comparación entre productos, esta exclusión no tiene mucho sentido", explica.

Advertencia de ALFI: riesgo sistémico y de costes

En un documento oficial de respuesta, ALFI considera que siguen abiertas ciertas cuestiones sobre el nivel de responsabilidad que tendrán los depositarios. Explica que un marco regulatorio armonizado sobre ello ayudará a incrementar la protección de los inversores y a asegurar el éxito de la marca y su exportación, pero advierte sobre su alcance.

La propuesta aboga por un estricto régimen de responsabilidades en el caso de pérdidas sufridas por los fondos como resultado de una negligencia o fallo intencionado del depositario en el cumplimiento de sus deberes o en el caso de pérdidas de instrumentos financieros mantenidos en el custodio. En esos casos, el depositario estará obligado a devolver los instrumentos financieros de un tipo idéntico o la correspondiente cantidad al fondo. "Como punto más relevante se establece la obligación de que en caso de pérdida de los activos bajo custodia, el custodio principal tendrá la responsabilidad de devolverlo, sin poder descargar la responsabilidad en posibles terceras partes de la cadena de custodia", explica Jesús Mardomingo, abogado de Cuatrecasas Gonçalves Pereira.

“ALFI espera que el final nivel 1 de provisiones rompa el equilibrio de obligaciones y derechos entre todos los participantes de la cadena de valor del fondo, incluido el inversor final”, dice. Pero el borrador de directiva deja abiertas algunas cuestiones, referentes al nivel general de responsabilidad que puede ser esperado de los depositarios.

“¿Deberían cubrir todas las categorías de riesgos, incluyendo por ejemplo casos de insolvencia y fraude?”, se pregunta. ALFI cree que si es así se convierten en aseguradores de riesgos más allá de su control. “Cabe temer que esas medidas de protección al inversor, cercanas a la protección absoluta bajo un estricto régimen de responsabilidad, vengan aparejadas de un coste que será cubierto por el inversor final. Además, podría ser un obstáculo moral asociado con la creencia de los inversores de que su inversión está libre de riesgo”, afirma.

Si los depositarios necesitan proporcionar una cobertura total y los deberes ya no se reparten entre los participantes de la cadena de valor del fondo, ALFI cree que esta concentración de riesgo en un pequeño grupo de depositarios puede resultar en un incremento del riesgo sistémico. Por eso dice que la directiva debería tener en cuenta la necesidad de equilibrar el sistema: “Se necesitan más debates para asegurar que la directiva UCITS V fortalece el desarrollo de la marca”, dice Camille Thommes, director general de la asociación.

Cubrir lagunas legales

Por su parte, Margomingo considera que estas iniciativas de la Comisión Europa son positivas, pues “ante la falta de protección hacia el inversor que se ha visto claramente reflejada con el caso Madoff, Europea por fin viene a cubrir el vacío legal existente a nivel europeo en materia de responsabilidad y delegación de las funciones de depositaria de IIC".  En su opinón, los aspectos claves que introduce la Directiva son la limitación a entidades de crédito y ESIS de las funciones de depositaría y el establecimiento de un régimen armonizado sobre la delegación, vigilancia y responsabilidad de las funciones de esta actividad.

También cree necesaria la medida con respecto a los DFI, que cubre una laguna legal a nivel europeo sobre la información previa a aportar a los inversores de instrumentos financieros distintos de las IIC. Con respecto a la Directiva de Mediación de Seguros, explica que mejora la eficiencia de la actual, al extender su aplicación a todos los proveedores y reducir los conflictos de interés asociados a la remuneración.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído