Alemania atrae el interés de los gestores bursátiles y la Europa emergente el de los de deuda


Las asignaciones de los fondos de renta variable europeos y los fondos globales que excluyen EEUU hacia Alemania se incrementaron hasta niveles récord a finales de junio, lo que refleja el entusiasmo por parte de los inversores en bolsa por estar expuestos a la economía dominante en Europa.

 

Según los datos de EPFR Global correspondientes al mes de junio, Japón también fue otro de los focos de interés en la medida en que los inversores confían en su recuperación tras el terremoto y tsunami del pasado marzo, mientras los gestores de fondos de bolsa emergente pasaron el mes cazando gangas mientras los mercados sufrían debido a las preocupaciones sobre el crecimiento global, la inflación y los cambios políticos. Pero si en bolsa los inversores se refugiaron en Alemania y Japón, los gestores de deuda apostaron por los emergentes europeos: así, los gestores de fondos de renta fija globales y de mercados en desarrollo apoyaron las compras en la región gracias a la mejora de su perfil fiscal, la relativa salud de su sistema financiero y, en algunos casos, el apoyo de los fondos estructurales de la UE. 

 

Por sectores, las principales apuestas se centraron en los defensivos y los recortes en los más cíclicos –como materiales y consumo discrecional-, en un mes de junio en el que siete de los 10 grupos de fondos de renta variable de EPFR Global incrementaron sus asignaciones a liquidez, con los productos bursátiles de Asia sin Japón y Europa emergente en máximos de cash en 11 y 22 meses respectivamente.

 

Sin embargo, los que invierten en la región EMEA redujeron sus posiciones de liquidez a sus menores niveles desde el primer trimestre de 2008.  Uno de los principales focos de atención en junio fue pues, Alemania, una inversión que los gestores de los fondos bursátiles globales, los globales sin EEUU y también los europeos hicieron como respuesta a los reembolsos sufridos en sus fondos. El incremento de la exposición al país hasta niveles máximos en los dos primeros casos fue su respuesta para refugiarse de la crisis de deuda soberana y la subida de tipos de interés. 

 

Por el contrario, en un mes en el que los mercados de los llamados PIIGS (Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España) se volvieron a situar en el centro de atención por muchas razones equivocadas, las asignaciones a dichos mercados bajaron. Así, Los fondos de renta variable europea redujeron su exposición a Italia y España –con la media de este último país hasta su mínimo histórico-, a la vez que los fondos bursátiles globales recortaron sus posiciones en España. Sin embargo, el esfuerzo fiscal por parte de Italia hizo que los fondos globales aumentaran su promedio en el país transalpino, según los datos de EPFR Global. 

 

Fuera de Europa, el mayor ganador fue Japón, ya que los gestores comenzaron a posicionarse en el país a la espera del rebote que esperan se producirá en el segundo semestre de 2011, cuando la reconstrucción de las líneas de producción tras los desastres naturales de marzo se acelere. Sin embargo, los fondos de bolsa que invierten en la región del Pacífico recortaron sus asignaciones al mercado nipón ante los problemas políticos, e incrementaron las de Australia, que llevaron a niveles récord. 

 

Reducción emergente pero auge de la Europa en desarrollo 

 

En emergentes, los gestores respondieron a la incertidumbre con la reducción de la exposición de sus fondos en estos mercados: las asignaciones de los fondos globales se redujeron en las principales regiones, excepto en la Europa emergente, y con la exposición a Oriente Medio en su nivel más bajo desde el cuarto trimestre de 2009. Una situación que provocó, a finales de junio y a principios de julio, que fueran muchos los gestores que aprovecharan las caídas para comprar a precios de ganga. 

 

En junio, los inversores retiraron su capital de fondos que invierten en regiones como América Latina, Rusia, países emergentes de Europa, India o los BRIC, si bien los fondos de renta variable emergentes globales incrementaron sus posiciones en Brasil, Rusia, India, Oriente Medio, África y Europa emergente. Los gestores de emergentes también respondieron a las previsiones económicas más frías para el segundo semestre de 2011 en América del Norte y Europa recortando las posiciones en los exportadores asiáticos, ante el miedo al impacto de la menor demanda en las economías desarrolladas y rotando la exposición hacia mercados más pequeños y defensivos. Algo que castigó a países como China, Corea, Taiwán, Indonesia, Tailandia o México y premió a otros como Polonia, Malasia y Chile, con asignaciones en sus niveles más altos desde el tercer trimestre de 2008, el cuarto trimestre de 2008 y el primer trimestre de 2009 respectivamente. 

 

En renta fija, los fondos encontraron refugio sin embargo en los emergentes, con los fondos de deuda de este tipo registrando entradas a pesar de la aversión hacia el high yield. Mientras, los fondos de deuda global impulsaron su asignación a emergentes hasta su mayor nivel en seis años. También en su búsqueda de mercados alternativos a la periferia europea, los fondos de deuda global y emergente redescubrieron el entusiasmo por la Europa emergente, gracias a sus mejores perspectivas de crecimiento, mejores perfiles de deuda, la relativa salud de su  sistema financiero y el renovado interés en la región. 

 

Refugio en los sectores defensivos  Por sectores, la incertidumbre en los mercados hizo que los gestores se refugiaran en los más defensivos. Así, los ocho grupos de fondos de renta variable cuyos datos sectoriales recoge EPFR Global recortaron su exposición a materiales por segundo mes seguido debido a los altos precios energéticos, la eliminación gradual del estímulo monetario en los EEUU y Europa y la lucha de los mercados emergentes para contener la inflación.

Noticias relacionadas

Lo más leído