Alberto Spagnolo (Varianza): “Buscamos pocas relaciones y clientes de altos patrimonios”


En poco más de un año de vida, Varianza Gestión, la boutique fundada por Alberto Spagnolo, ya gestiona más de 400 millones de euros en activos. No obstante, a pesar de su buen debut, el crecimiento por el crecimiento no es su meta. “Buscamos un crecimiento suave y sostenido”, afirma su consejero delegado.

A Spagnolo no le gusta el término de banca privada. Sin embargo, Varianza Gestión fue diseñada para gestionar el patrimonio global de sus clientes, de ahí su vocación multiactivo. Su consejero delegado califica a la firma de “modelo único”, ya que “no somos gestores de fondos ni tampoco asesores patrimoniales”. Como resume, “buscamos pocas relaciones y clientes de altos patrimonios y gozamos de independencia de las entidades bancarias, transparencia y ausencia de conflictos de interés, dado que no tienen negocios cruzados ni cobran retrocesiones, solamente del cliente y con separación absoluta de tarifas. Si en su momento la entidad optó por el formato de gestora de instituciones de inversión colectiva (SGIIC), fue para facilitarle a sus responsables el control de riesgos y una materialización de las oportunidades de inversión más ágil.

En su ideario fundacional, hay dos premisas básicas: “hacer que el cliente gane dinero y que el coste de su inversión sea lo menor posible”. Para lograr este doble objetivo, implementan un estilo de inversión ecléctico, muy dinámico -dan mucho valor al asset allocation-, contrarian -tanto en los momentos de euforia, ganando algo menos, como en los momentos de pánico, invirtiendo más si cabe- y sencillo en cuanto a la oferta de productos para el cliente. Si bien el término de Varianza -el nombre de la gestora- para la mayoría de inversores tiene una connotación negativa, de riesgo, sus responsables lo entienden al revés, con una connotación positiva de oportunidad, dinamismo y eclecticismo.

En la actualidad, siete profesionales trabajan para este proyecto independiente, de los cuales cuatro son gestores de inversiones: el propio Spagnolo; Pelayo Gil-Turner, director de Inversiones y el último de los fichajes; Pedro Arrechea y Lucía Granda, estos dos últimos también banqueros encargados de la relación con clientes. Articulan su visión y posicionamiento de mercado a través de un servicio de gestión de carteras compuesto por cinco perfiles de riesgo distintos y del fondo de inversión luxemburgués Pareturn Cervino World Investments Fund.

Gestión de carteras y Cervino

Aunque cada cliente tiene su propia idiosincrasia y unas necesidades concretas para su cartera, a las que estos profesionales se adaptan con total flexibilidad, en su afán por controlar mejor el riesgo y aprovechar mejor las oportunidades que aparecen en mercado, Varianza propone a los inversores hasta cinco carteras modelo de fondos diferenciadas por nivel de riesgo: Renta Variable, Varianza Alta, Varianza Media, Varianza Baja y Renta Fija, en las que se combinan en distintas proporciones renta variable, renta fija y bonos convertibles, liquidez e instrumentos monetarios, y activos alternativos.

Pero, para quienes prefieran las inversiones directas y beneficiarse de las mejores ideas de la casa, el vehículo bandera es Cervino. Se trata de un fondo global, multiactivo y long only, con sesgo a Europa y Estados Unidos. Persigue rentabilidades similares a las de las bolsas a largo plazo pero con volatilidades inferiores. Esto se traduce en adoptar el 75% del riesgo de las bolsas, por lo que utilizan derivados como coberturas, siendo dinámicos en el asset allocation, y realizan una profunda selección de valores, ya sea en acciones, bonos u otros activos alternativos. Este estilo ecléctico y dinámico les ha llevado a conseguir con Cervino de forma anualizada desde 2008 una rentabilidad del 8% con una volatilidad del 12%.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído