“Al gestionar renta fija ahora hay que mantener dos principios: flexibilidad y liquidez”


Philippe Graüb es cogestor del equipo de renta fija de UBP AM basado en Ginebra y capitaneado por Christel Rendu de Lindt, que a través de tres estrategias distintas, gestiona un total de 6.700 millones de euros. Con más de 14 años de experiencia en este tipo de activos, Graüb asegura que las máximas a la hora de gestionar productos de renta fija hoy en día deben ser la flexibilidad y la liquidez. “La clave es la flexibilidad y cuidar la liquidez para poder salir de tus posiciones si lo necesitas ya que al gestionar en formato fondo de inversión el ser capaz de dar liquidez diaria es fundamental y eso ha hecho que se cambie la manera de gestionar”, dice.


Graüb cree que no se está entrando en recesión en Estados Unidos ni en Europa, si bien, en el Viejo Continente favorecen los países centrales como Alemania o Francia frente a los periféricos. “Hay más estabilización y esto es bueno para crédito en general aunque el nivel de la actividad es muy bajo y eso hace que todo vaya más despacio”, dice. “Hay poco colchón por lo que la volatilidad es muy alta, y en renta fija esta realidad está exacerbada por la poca liquidez del mercado”. Cree que esa falta de liquidez es un cambio estructural, que va a seguir así por mucho tiempo y que hay que aprender a gestionar en este nuevo entorno.
“Aunque el BCE inyecte liquidez, tan sólo queda en el interbancario pero eso es distinto a la liquidez real del mercado, por lo que se mueven los mercados con poco dinero”, dice. Sí que considera que las distintas políticas monetarias de los bancos centrales están ayudando a que no se entre en recesión pero, por el contrario, tiene dudas sobre la eficacia de los programas de austeridad que están implementando distintos países europeos. “Hay que tener cuidado de que estas políticas no consigan el efecto contrario ya que pueden influir negativamente en los datos macro de los distintos países y esa es la gran pregunta. Igual el de la austeridad no es el camino que se debe tomar”, dice.


Actualmente, cree que las mejores oportunidades están en renta fija corporativa frente a la deuda pública y, en concreto, actualmente está muy positivo en el sector financiero estadounidense. “Atendiendo al binomio rentabilidad/riesgo es lo mejor que hay ahora por su situación macro que es muy robusta”, explica. “El sector americano ya se ha reorganizado, mientras que en Europa todavía sigue el proceso y, está claro que no van a sobreviviro todos los banco que hay actualmente. Se va vivir un proceso de concentración que ya se ha dado en Estados Unidos”. Además, favorecen ese sector porque está inmunes al riesgo de cola que supone la deuda periférica europea a la que a penas tienen exposición.


Graüb y Rendu de Lindt gestionan el fondo de deuda corporativa de UBAM que en su versión en euros consiguió una rentabilidad del 2,63% en 2011. Actualmente, la cartera tiene una duración de 3,76, con un rating de A- y sus mayores posiciones están en emisiones de Intesa Sanpaolo, General Electric, Rabobank, RBS, Citigroup y Goldman Sachs. También gestionan dos carteras Dynamic, en euros y dólar, que tienen como objetivo una rentabilidad de Libor a 3 meses más 150 puntos básicos y que gestionan a través de FRN.


Recientemente, han lanzado su producto de high yield, que gestionan a través de CDS sobre índices. Graüb cree que este segmento de la deuda tendrá un mejor comportamiento a cinco años que la renta variable y con mejor ratio sharpe, aunque reconoce que es menos líquido y, de ahí que hayan optado por gestionar el producto con CDS. Se trata de un fondo global, que tiene unos 150 nombres en cartera y que ya cuenta con 360 millones de dólares en activos bajo gestión.

Lo más leído