AIFMD: cómo queda el mapa de la gestión alternativa en Europa


El pasado 22 de julio acabó el plazo para cumplir con los requisitos de la Directiva 2011/61/UE de Gestores de Fondos de Inversión Alternativos (AIFMD) por la que se establecen nuevos requisitos de información y supervisión para las firmas de capital riesgo, hedge funds e inversión inmobiliaria que comercialicen sus productos en la Unión Europea. Hace unos días conocíamos los datos de una encuesta que revelaba que solo un tercio de las gestoras afirmaban estar preparadas para hacer frente a la nueva normativa. Para arrojar algo de luz sobre esta cuestión, la CSSF —el regulador luxemburgués— acaba de publicar algunas cifras sobre el proceso. En el último año, el organismo ha recibido un total de 773 solicitudes, de las que algo más de un cuarto (215) han sido solicitudes de autorización y el resto (558), de registro.

De las 215 solicitudes de autorización, el regulador había aprobado 151 a 22 de julio de 2014, de las que 74 ya aparecen en el registro oficial de gestores de fondos de inversión alternativos. Con respecto a las solicitudes pendientes de aprobación, algunas corresponden a gestoras que no contaban con fondos de inversión alternativa antes del 22 de julio de 2013 —fecha de entrada en vigor de la directiva AIFMD— y que por lo tanto no están sujetas a las disposiciones del periodo transitorio.

La CSSF también ha informado que, de las 215 solicitudes de autorización, 105 corresponden a sociedades gestoras armonizadas (es decir, con pasaporte comunitario UCITS), 48 a gestoras no armonizadas y las 62 restantes, a otras entidades ya existentes o de nueva creación. Por otro lado, de las 558 solicitudes de registro como gestores de fondos de inversión alternativos, 487 se aprobaron antes de la fecha límite. El resto (71) se encontraban incompletas a 22 de julio de 2014 o fueron retiradas por los solicitantes.

¿Y en el resto de Europa?

A pesar de que las sociedades gestoras han tenido un año ‘de gracia’ para cumplir con los requisitos de la AIFMD, muchas lo han dejado para el último momento y se les ha echado el tiempo encima. En el Reino Unido, por ejemplo, la FCA comunicó la semana pasada que, de un total de 927 solicitudes presentadas (tanto de registro como de autorización), solo 334 habían sido aprobadas a principios de julio. En el caso de las gestoras que presentaron su solicitud en plazo pero aún no han recibido respuesta —un proceso que podría demorarse entre tres y seis meses— el regulador británico ha indicado que deberán cumplir con los requisitos de la directiva comunitaria “como si estuviesen autorizadas”, señala Financial News.

En otros países de Europa, como Polonia, Eslovenia, Portugal o Lituania, el problema está en que los gobiernos aún no han transpuesto la directiva AIFMD a la legislación nacional. En España, aunque la directiva fue transpuesta el pasado 4 de julio (casi un año después de la fecha impuesta por la Unión Europea), el texto aún debe pasar por el Congreso (leer más).

Uno de los aspectos más atractivos de cumplir con la directiva es la posibilidad de contar con un pasaporte europeo, al estilo UCITS, que permite comercializar los fondos en los Estados miembros de la UE y en otros países del Espacio Económico Europeo.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 3 Siguiente

Lo más leído