Ahorro Corporación estima el precio objetivo del Ibex 35 para 2014 en los 12.000 puntos


En una presentación “más fácil” que la del año anterior, Marisa Mazo, directora de estrategia de Ahorro Corporación, ha mostrado las perspectivas para el próximo año de la firma, en las que se celebra que España ya ha salido de la recisión. “El año pasado hablábamos de la corrección de desequilibrios durante el 2013 como un acto de fe” y ahora Mazo espera que, para el 2014, se siga profundizando en ellos.

Este proceso de corrección continúa con la balanza por cuenta corriente ya en positivo, una mínima dependencia de la inversión en construcción residencial y una reducción del endeudamiento privado. Para el año que viene, las expectativas de crecimiento del PIB se fijan en torno al 1%, junto a un mantenimiento del empleo y un marginal incumplimiento de los objetivos de déficit público, del menos 6,1%.

Avanzar en el proceso de reformas estructurales, ajustes en el sector público y una unión bancaria europea para evitar “un circulo vicioso entre la crisis de deuda bancaria y de deuda soberana”, son los puntos en los que Mazo pone atención de cara al próximo año. “España tiene que seguir reformando aunque ya se hayan hecho reformas en todos los sectores”, piensa Mazo, que ve posibles reformas impositivas, de las administraciones públicas y adicionalmente, alguna más en el mercado de trabajo.

Por otro lado, “el mercado inmobiliario está marcando suelos” y desde el punto de vista de Mazo, “se necesita una mejora de percepción y condiciones financieras”. Positivamente, apunta que el inversor extranjero ha vuelto aunque no puede compensar la caída de demanda residente.

Renta variable: es hora de los beneficios

Mazo cree que “un aumento de la TIR y un descenso de la prima de riesgo, empujarían al alza la renta variable”, por lo que el 2014 sería el año de los hechos, es decir, de los beneficios empresariales. “La bolsa como siempre anticipa”, según Mazo, que calcula este adelanto en hasta cinco trimestres sobre el crecimiento económico, por lo que el año que viene espera más sorpresas en el lado de los resultados empresariales.

Desde la perspectiva económica “top-down” de la firma, el Ibex podría situarse en los 12.031 puntos en 2014, continuando así el momento de la renta variable. Las hipótesis que llevan a esta estimación, son un BPA (beneficio por acción) en 2014 de un 28,1% más – que supone una revisión alcista del 13,6% más – una tasa de crecimiento del 3,0%, el bono alemán al 3,0%, el riesgo soberano al 1,5% y la prima de riesgo bursátil en el 5,5%.

Sector favorito: el bancario

Desde el enfoque “bottom up”, Irma Garrido, directora de análisis de la firma, piensa que “debería ser comparativamente un año más fácil por el menor riesgo de las medidas gubernamentales de calado que puedan dañar los beneficios empresariales, así como por la reducción de riesgo regulatorio hasta ahora existente en el sector eléctrico y bancario”. Con permiso de los "stress test", como matiza Mazo, de los que se espera que sean superados dada la mejor posición de los españoles frente a otros países en cuanto a morosidad.

“Los bancos llevan cinco años en modo supervivencia y, sin embargo, ahora están hablando de ganar dinero”. Garrido comparte como la entidad ha cambiado su visión a lo largo del año acerca del sector bancario, concretamente en abril, convirtiéndose actualmente en su sector favorito. “Pese a la importante revalorización, pensamos que queda todavía recorrido en los bancos domésticos”, comenta Garrido.

En su opinión, los bancos con mayor ratio de activos problemáticos como Popular, Sabadell y CaixaBank, son los que más podrían beneficiarse de la recuperación económica, al haber sobreprovisionado la pérdida esperada.  

Dentro de la renta variable, Garrido considera crucial la diversificación geográfica, y fuera del sector bancario, les gusta Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF), Telefónica y Repsol, en la que no se ha incluido en su precio objetivo de 21,41 para 2014 la revalorización que tendría a raíz del acuerdo establecido con Argentina por la expropiación de YPF. En infraestructuras OHL y en el universo de las compañías con una capitalización más baja, Miquel y Costas, por su puesta en marcha de una fábrica de papeles especiales de los que se espera frutos en 2014.

Este es un cambio importante respecto de hace un año, en el que se favorecían compañías de menor tamaño con ventajas competitivas identificadas y negocios nicho. “Muchos valores vemos que ya han llegado a su fin”, cuenta Garrido. Ahora, “un 25% de todas las recomendaciones de compra son de más de 10.000 millones de capitalización frente a ninguna hace un año”.

Empresas

Noticias relacionadas