Ahorro Corporación dice que ha terminado un año para olvidar y augura un mejor 2011


Ahorro Corporación interpreta los últimos datos sobre la industria de fondos de inversión como el final de “otro año para el olvido”, debido a factores que han pesado de forma negativa como la incertidumbre acerca de la Europa periférica, el mal comportamiento de la bolsa española y, sobre todo, la necesidad de liquidez de los hogares y una “reabierta guerra de los depósitos”. Estos últimos, causantes de reembolsos durante los dos últimos años.

Así, la crisis económica ha causado estragos en el sector: desde 2007, año en que la industria alcanzó su patrimonio máximo, cercano a los 250.000 millones de euros, los fondos de inversión domiciliados en España han perdido un 41,5% de su volumen. Así, a cierre de 2010 el patrimonio total gestionado se cifra en 145.200 millones de euros, un 14,7% menos que a cierre de 2009. Y todo, por culpa de reembolsos netos cifrados en 25.900 millones de euros, debido a los casi 21.000 millones que salieron de los productos de renta fija a corto plazo.

Así, y por activos, la evolución ha sido dispar, con grandes salidas en los activos de renta fija y el mantenimiento e incluso crecimiento en los productos que asumen riesgo bursátil y en los garantizados. La sangría ha resultado más que palpable en los fondos monetarios, con caídas patrimoniales en términos brutos del 40,8%, y en los renta fija corto plazo, con retrocesos del 39,3%. Por el contrario, las campañas de garantizados de algunas de las grandes gestoras han permitido que el patrimonio en este tipo de activos haya aumentado un 3,5%, hasta los 48.500 millones de euros. En cuanto a los fondos mixtos de renta variable, han visto sus activos crecer en 2010 más del 8%, cifra ligeramente por encima del crecimiento de los fondos de renta variable y los FIL.

Con todo, y tras un año de reembolsos, los inversores han mantenido cierta calma en diciembre, conteniendo las salidas hasta 1.500 millones de euros, cantidad similar a la de enero. Sin embargo, el efecto positvo de las bolsas contuvo la caída patrimonial a 500 millones, la segunda mejor cifra del año, sólo por detrás de los 400 millones perdidos en agosto. Un comportamiento que podría seguir dándose a lo largo del año 2011, conteniendo las caídas patrimoniales hasta el 2%.

Rentabilidades salvadas por las bolsas mundiales

Durante 2010 los mercados de renta variable han mostrado un comportamiento dispar: mientras en Estados Unidos se han experimentado revalorizaciones atractivas, de más del 10% en dólares y algunos de los índices europeos han apuntado alzas, como el 16% del Dax o el 10,3% del FTSE 100, ciertas plazas europeas han sufrido caídas relevantes. La peor parada ha sido la española, con el Ibex bajando el 17,4%. Sin embargo, el comportamiento de los productos de inversión ha sido mucho mejor que la del Íbex-35, incluso en aquellos fondos con un fuerte componente bursátil, debido al tirón del mercado mundial.

Así, en el conjunto total del año, todas las categorías de fondos ofrecen rendimientos positivos, salvo los inmobiliarios (-4,4%) y los garantizados (-0,9%). Los productos de renta variable han logrado ofrecer un nada desdeñable 8,4% y los productos de renta fija, fuertemente afectados durante todo el año por la crisis de la deuda periférica, han cerrado 2010 con rendimientos positivos.

Fuente: Ahorro Corporación

 

Nuevos aires para 2011

Para Ahorro Corporación, 2011 “amanece con un nuevo aire para la industria española de la inversión colectiva”. Y es que, por primera vez en los últimos tres años, se espera que los mercados favorezcan la contención de los reembolsos. Así, las previsiones de los analistas apuntan a una recuperación de las principales plazas bursátiles. En el caso de la bolsa española el optimismo vendría de la mano del estrechamiento de los diferenciales de crédito de España respecto a Alemania, por lo que la renta variable nacional debería tomar una senda alcista que impulsaría consigo a los fondos de inversión.

En este sentido, las rentabilidades de los fondos mejorarán con respecto a 2010. El arco iris de rendimientos iría desde la negatividad de los productos inmobiliarios, que sufrirían una nueva depreciación de sus activos del 4%, hasta la amplia revalorización de los fondos de inversión libre, del 20%. En esa paleta, se encuentran un tímido 1,5% para los productos monetarios y un esperanzador 15% para la renta variable. Al final de año, según Ahorro, “la evolución de la industria de la inversión colectiva vendrá dada por la propia revalorización de las bolsas, que permitirán que el patrimonio no merme en exceso, a pesar de los reembolsos que pudieran producirse, sobre todo en la parte conservadora”.

El patrimonio total del mercado se situaría, según sus previsiones en torno a los 142.500 millones de euros, un 2% menos de lo registrado a cierre de 2010. En caso de no producirse tal revalorización bursátil, el capital gestionado se reduciría en un 7%, hasta los 135.400 millones de euros o, incluso, algo más, por la propia desesperanza de un cuarto año negativo de los mercados financieros. En cualquier caso, las decisiones inversoras de los partícipes también estarán marcadas por las políticas comerciales que apliquen las entidades, según AC.

Fuente: Ahorro Corporación

Empresas

Lo más leído