Ahorro Corporación descarta una caída del PIB español para el próximo año


La economía española se ralentizará el próximo año, pero no entrará en recesión. Así al menos lo cree Ahorro Corporación, que en su informe de previsiones vaticina un crecimiento del 0,2% del PIB español para 2012 -cinco décimas menos que en el presente ejercicio-, debido fundamentalmente al condicionante que le supondrá al país la evolución del riesgo soberano, del sector inmobiliario y del sistema financiero. ¿Cómo solucionarlo?

 

Para la firma, la disminución del spread entre el bono a 10 años español y el bund alemán requiere una respuesta internacional coordinada; la resolución de la crisis inmobiliaria precisa de tiempo para absorber los excesos del pasado y el normal funcionamiento del sector financiero como proveedor de crédito a la economía necesita de la solución de los dos anteriores problemas para resolverse, además de una profundización en el proceso de reestructuración.

 

Por lo pronto, según Ahorro Corporación, la demanda externa (+1,6%) volverá a compensar una nueva caída de la demanda interna, que en los próximos doce meses profundizará su retroceso cuatro décimas, hasta el -1,5%, como consecuencia de un consumo privado muy débil por la destrucción de empleo, una reducción del gasto público debido a la obligación de cumplir con los compromisos europeos de déficit, y una nueva caída de la inversión.

 

Para el ejercicio 2013, las perspectivas son algo mejores: el PIB crecerá un 1,3% gracias a una demanda interna que finalmente entrará en positivo (+0,5%), según indica en su informe de previsiones. “España está corrigiendo paulatinamente sus desequilibrios: el déficit público retrocederá hasta -3% en 2013 y la inversión en construcción residencial representará el 4% del PIB en 2012, tras acumular una corrección de casi el 50% desde 2007”, señala.

 

En lo que respecta al mercado inmobiliario, Ahorro Corporación considera que esta corrección se está produciendo vía cantidades, sin que los precios puedan ayudar al carecer España de política monetaria propia, por lo que está teniendo como principal consecuencia “una tasa de paro que podría alcanzar el 22,9% en 2013”.

 

A nivel empresarial, el deterioro de la situación económica tanto a nivel internacional como doméstica presionará los beneficios a la baja. Según sus estimaciones, el BPA ajustado a 2012 es de 3% y de 8,1% para 2013. En los niveles actuales, el Ibex 35 está descontando una revisión a la baja del BPA ajustado a 2013 del 22,5%, lo que supondría un nivel de BPA un 11% inferior al de 2009. “De cumplirse nuestras expectativas de beneficios, el nivel del índice selectivo español estaría incorporando una prima de riesgo bursátil de unos 830 puntos básicos, asumiendo los tipos de interés actuales, frente a los 1.070 de marzo de 2009 y una media de 700 entre 2007 y 2011”, aseguran.

 

Ahorro Corporación considera que compañías de servicios públicos, medios de comunicación, farmacéuticas, empresas de infraestructuras y entidades financieras son las que más se verán afectadas por las medidas de ajuste que previsiblemente implementará el nuevo Gobierno para reconducir el déficit, si bien en el sector bancario la firma detecta alguna oportunidad (BBVA, CaixaBank), así como en valores defensivos (Ferrovial, DIA, Unipapel, Miquel y Costas) o que se hayan visto excesivamente castigados (Telefónica). En este sentido, la firma sitúa el precio objetivo del Ibex 35 en 10.425 puntos, lo que le da un potencial del 19% respecto a los niveles actuales.
 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído