Ahora sí: las solicitudes de autorización bajo AIFMD cogen impulso en 2014


En las últimas dos semanas, Luxemburgo ha experimentado un fuerte incremento en las solicitudes de autorización para la comercialización de fondos alternativos en la Unión Europea, conforme a los requisitos que establece la Directiva de Gestión de Fondos de Inversión Alternativos (AIFMD). Según informa Funds Europe, el regulador luxemburgués (la CSSF) ha recibido 110 solicitudes, de las que 31 ya han sido aprobadas.

Camille Thommes, director general de la Asociación de la Industria de Fondos de Luxemburgo (ALFI), espera que esta cifra “aumente considerablemente” en las próximas semanas. “El sentimiento es positivo en general”, apunta Thommes. “Las gestoras están teniendo ciertas dificultades a la hora de cumplir con algunos de los requisitos de información, pero no es algo exclusivo de Luxemburgo”. La directiva AIFMD entró en vigor el pasado 22 de julio, aunque gestoras y fondos tienen hasta julio de 2014 para cumplir con sus requisitos.

Competencia de otras jurisdicciones

Desde principios de año, el sector ha vivido un repunte del número de solicitudes presentadas en otras jurisdicciones, como Francia o Italia. De hecho, ya en octubre del año pasado el foro profesional Paris Fund Industry −en el que participan varios ‘pesos pesados’ de la industria de fondos gala, como el regulador francés− hacía público que Francia había aprobado más licencias AIFMD que el Reino Unido, Luxemburgo e Irlanda juntos. Se espera que unas 200 gestoras reciban su licencia en Francia en 2014; a principios de enero de este año, ya se habían aprobado 30.

Sin embargo, tanto Irlanda −que ha aprobado 11 solicitudes− como Luxemburgo han recuperado terreno en las últimas semanas, algo que el presidente de la Asociación Francesa de Gestión Financiera, Paul-Henri de La Porte du Theil, atribuye, entre otras cosas, a la imagen que proyectan estas jurisdicciones: “Hay muchos inversores extranjeros que piensan que ‘Luxemburgo es Europa’ porque el Gran Ducado ha conseguido crear la impresión de que, si inviertes en un fondo luxemburgués, inviertes en un UCITS europeo”.

Cambio de sentimiento

Uno de los aspectos más atractivos de cumplir con la directiva es la posibilidad de contar con un pasaporte europeo, al estilo UCITS, que permite comercializar los fondos en los Estados miembros de la UE y en otros países del Espacio Económico Europeo.

Aunque al principio encontró una fuerte resistencia por parte del sector debido a que endurece considerablemente los requisitos de información de las firmas con un patrimonio superior a 100 millones de euros que quieran comercializar sus productos alternativos en Europa, pone límites a la remuneración de los gestores y refuerza el papel del depositario, desde ALFI han venido observado un cambio de sentimiento entre las gestoras, que empiezan a confiar en el potencial como marca de AIFMD.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído