Ahora sí ha llegado el momento de Japón


Como en el cuento de Pedro y el lobo, Japón siempre “amenaza” con terminar de florecer pero nunca llega a hacerlo. Es la promesa que se queda incumplida una y otra vez. Parece que ahora las cosas pueden ser distintas. “Sería ingenuo pensar que Japón va a salir sin un rasguño de esta crisis dadas las grandes incertidumbres actuales”, apunta John Alkire, responsable de renta variable japonesa de Morgan Stanley. “Pero sí es verdad que en esta ocasión va a ser diferente por varias razones”, explica.



Los principales motivos que apunta Alkire, que estos días visita Madrid para reunirse con clientes del banco, son la fortaleza del sistema financiero nipón, la excelente situación de las compañías nacionales y el nuevo panorama político local.



“El sistema financiero japonés no está infectado con los llamados ‘productos tóxicos’ de la manera que están en otras zonas”, dice Alkire. “En comparación con Estados Unidos o Europa, Japón virtualmente no tiene nada tóxico en su sistema”.



Esto se debe, según Alkire, a que el sistema financiero nipón ya pasó por una crisis hace diez años y desde entonces el control gubernamental sobre el sector es mucho mayor que en otras zonas, lo que les ha permitido pasar de puntillas por las hipotecas subprime.



En cuanto a la solidez del entramado corporativo en Japón, el experto explica que el 45% de las empresas están libres de deuda, frente al 20% en Estados Unidos y Europa.



Las compañías también están más fuertes en su estructura. Desde 2004 han aumentado la recompra de acciones y se han disparado los procesos de fusiones y adquisiciones. De hecho, Japón es la única zona que presenta un saldo positivo en lo que va de año en volumen de M&A con compras en distintos sectores y zonas geográficas, lo que permite a las empresas afrontar los próximos meses de recesión que se avecinan desde una posición más consolidada.

Lo más leído