Tags: Renta Fija |

Acabar en positivo con renta fija en 2018: el plan de los gestores españoles


“Los fondos de renta fija, comercializados en España en un porcentaje próximo al 85%, están perdiendo dinero a punto de cerrar el primer trimestre del año. Hay que explicar por qué”. Así de autocrítico se mostraba hace unos días Enrique Lluva, gestor de Imantia Capital, en un artículo publicado en el blog de la gestora, donde desentrañaba el comportamiento actual de los tres activos de renta fija por excelencia.

Si se atiende a la deuda pública a nivel global desde principio de año, “tan sólo si has estado invertido en la periferia europea, has evitado las pérdidas en tu cartera”, ya que todos los países excepto esos han visto elevarse las rentabilidades de sus curvas de bonos, por lo que el valor de los mismos ha generado pérdidas en las carteras, recuerda el gestor. Respecto a los diferenciales de crédito en renta fija privada, todos amplían y, por lo tanto, el precio de los bonos baja. Y en cuanto a la liquidez, “en estos momentos, en Europa almacenarla en el segmento mayorista cuesta dinero, a lo que hay que sumar el coste fijo de las comisiones de gestión, lo que se traduce de nuevo en pérdidas”, apunta Lluva.

Pero, ¿por qué se produce esta tormenta perfecta en la renta fija? “El origen no es otro que la política de normalización de los bancos centrales y los efectos sobre los activos de renta fija”, asegura el gestor de Imantia, firma cuyo fondo Imantia Renta Fija Flexible es uno de los Consistentes Funds People. En estos ocho años, los bancos centrales con sus políticas acomodaticias han logrado “una recuperación económica global sostenida, sostenible y generalizada”. Pero “cuando se dejan de aplicar esas políticas, ya por innecesarias, es lógico que se produzcan procesos de ajuste, en ocasiones acompañados de episodios de volatilidad”, indica.

Así las cosas, ¿es posible entonces recuperar terreno y terminar el año en positivo si se trata de un fondo de renta fija? Los gestores españoles creen que sí, siempre y cuando se disponga de un mandato de flexibilidad. Según David Ardura, director de Gestión de Gesconsult, donde destaca el fondo Gesconsult Renta Fija Flexible, la renta fija corporativa se ha visto afectada por la volatilidad actual en los mercados. A su juicio, se trata de una “corrección puntual”, dado que “el fondo de mercado sigue siendo positivo”. El equipo de la firma ha aprovechado las oportunidades existentes para incrementar la rentabilidad interna de la cartera, y considera que “la normalización de la volatilidad traerá eficiencia al mercado y los precios se volverán a ajustar al alza”.

Oportunidades en renta fija

Gesconsult está apostando hoy día dentro del mundo de la deuda por emisiones concretas en bancos italianos como Intesa San Paolo y Unicredit, así como por bonos corporativos lusos de compañías como Sonae, NOS o REN. “En 2017, nos beneficiamos de la subida de rating a Portugal a través de soberanos en cartera. En 2018, buscaremos alternativas en corporativos portugueses”, afirma Ardura.

Con un trimestre cumplido de ejercicio, “la liquidez habrá que emplearla a medida que los activos culminen este lógico incremento, para ir restituyendo nivel de rentabilidad en las carteras, que es lo que conseguirá que este comienzo de año negativo se torne en positivo según pasen los meses”, prevé Lluva.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas