Aberdeen consigue entrar en el mercado chino de clase A y anuncia lanzamiento ad hoc


Aberdeen se ha convertido en menos de un mes en la tercera gestora internacional en conseguir las llaves para entrar en el mercado chino de acciones clase A, tras obtener por parte del gobierno chino la licencia RQFII, es decir, que han conseguido el título de Inversores Institucionales Extranjeros Calificados en Renminbi. 

Desde la firma han indicado que la petición de Aberdeen ha sido para una cuota de inversión de 600 millones de renmimbis, cantidad que está pendiente de ser confirmada por el regulador chino en noviembre. Asimismo, han declarado su intención de solicitar una cuota adicional una vez que se invierte el 80% de esta asignación inicial. 

De esta forma, la gestora, veterana en la inversión en mercados emergentes, consigue dar un paso más para adentrarse en un mercado hasta hace bien poco cerrado con candado para los extranjeros. De hecho, ha aprovechado el anuncio de la concesión de la licencia RQFII para hacer públicos sus planes de lanzar un fondo que invierta en acciones chinas de clase A que será distribuido globalmente (empezando por Europa) y estará dirigido a inversores institucionales, banca privada y gestores de fondos discrecionales. “Aberdeen confía en que este fondo atraerá el interés tanto de los clientes existentes como de aquellos que, tanto por política interna o por otras razones, quieren acceso directo a China pero quieren invertir conservadoramente y no quieren cronometrar el mercado”, han declarado desde la casa a través de un comunicado oficial. 

“El lanzamiento del fondo de acciones clase A representa un ajuste gradual en la visión de la compañía sobre la renta variable china”, indican asimismo desde Aberdeen. Lo explica con mayor detalle Hugh Young, director general de Aberdeen: “Aunque China es un mercado enorme y emocionante, somos instintivamente precavidos y hemos evitado los valores que no protegen a los minoritarios o aquellas estructuras que no dan a los inversores una propiedad legal adecuada sobre los activos subyacentes. En el pasado ha sido difícil encontrar  compañías de calidad que nos gusten. Esto ha estado cambiando gradualmente y ahora podemos juntar en una cartera de 20 a 25 valores con los que nos sentimos cómodos y con baja correlación con nuestro fondo existente”. 

Cabe recordar que esta compañía escocesa lanzó un fondo de bolsa china en 1997 que se ha caracterizado por su fuerte apuesta inicial por la bolsa de Hong Kong, para ir incorporando en los últimos años más compañías de China continental. “El mercado clase A ofrece exposición a sectores que pueden no ser accesibles en el mercado de acciones clase H, más pequeño. Incluye consumo, viajes, salud y servicios financieros, y las empresas estatales no son tan dominantes”, añaden. 

Las oportunidades en la bolsa china florecerán con el acceso a servicios básico

Hugh Young también aprovecha para dar algunas pistas sobre la estrategia que quiere emplear Aberdeen en su aproximación presente y futura a las bolsas chinas: “China es la segunda economía del mundo y su gente todavía consume bastante menos per cápita que sus vecinos del mundo desarrollado. Muchos chinos ahorran demasiado porque tienen que pagar servicios públicos básicos (como la sanidad o la educación) que son gratis o subvencionados en otros lugares. Por tanto, las reformas propuestas son correctas para solucionar los problemas sociales que bloquean el acceso a esos servicios esenciales", explica. 

Sin embargo, el director general muestra un punto de escepticismo, ya que advierte de que "sigue presente la pregunta de si los esfuerzos reformistas serán arruinados por la resistencia de aquellos que se benefician del status quo”. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído