Tags: Banca privada |

Abante, la primera EAFI autorizada en España


Según adelanta Expansión, la firma independiente Abante acaba de recibir la aprobación de la CNMV para constituir una empresa de asesoramiento financiero (EAFI), la primera en España, a través de la cual ofrecerá sus servicios de asesoramiento, planificación financiera y análisis patrimonial de forma aislada. La entidad cobrará un mínimo de 3.000 euros al año por el servicio de asesoramiento a clientes, que incluye un estudio inicial del patrimonio del cliente y un servicio de mantenimiento durante el primer año.

Según adelanta Expansión, la firma independiente Abante acaba de recibir la aprobación de la CNMV para constituir una empresa de asesoramiento financiero (EAFI), la primera en España, a través de la cual ofrecerá sus servicios de asesoramiento, planificación financiera y análisis patrimonial de forma aislada.



Aunque lo revolucionario es el cobro de estos servicios de asesoramiento a los clientes, un paso inédito en la industria española que se produce en un momento muy particular, en plena crisis financiera, con descenso del patrimonio de los clientes y caída de los ingresos. La entidad cobrará un mínimo de 3.000 euros al año por este asesoramiento, que incluye un estudio inicial del patrimonio del cliente y un servicio de mantenimiento durante el primer año.



Semejante movimiento plantea, sin embargo, diversos interrogantes sobre la aceptación que tendrá entre los clientes. Los responsables de Abante están convencidos de que es el momento adecuado para lanzarlo este modelo. “El asesoramiento es más necesario que nunca”, afirma Santiago Satrústegui, consejero delegado de Abante. “Creemos que el cliente lo demanda y es el momento en el que el cliente lo va a recibir mejor”, apunta este veterano ejecutivo.



El mundo de la gestión de grandes patrimonios vive una etapa de convulsión, provocada por el desplome de los mercados, la sobredimensión de muchas entidades, la desacertada estrategia de varios bancos, enfocados en vender productos de altos mágenes, y el creciente descontento de los clientes tras el significativo impacto de la quiebra de Lehman Brothers y el fraude de Madoff para sus patrimonios.



En este complejo entorno, firmas más pequeñas están tratando de aprovechar la oportunidad y acelerar su crecimiento. "La banca privada ha muerto y hay que repensarla. Una forma puede ser el asesoramiento", apunta.



La firma ha constituido la sociedad Consejeros Financieros Independientes para facilitar estos servicios de análisis y agregación patrimonial, y planificación financiera. Contará con un equipo de seis personas, lo que representa el 15% de la plantilla del grupo. La firma ofrecerá la posibilidad de dar sólo este asesoramiento, o darlo y gestionar también el patrimonio del cliente.



Abante, creado en 2001, tiene una cartera de 3.000 clientes, a un tercio de los cuales ya asesora. "Creo que el proceso de aceptación será gota a gota", indica su consejero delegado. Sus expectativas pasan por alcanzar los 10.000 clientes, aunque no revela el plazo para lograrlo.

Empresas