Abante Asesores cumple diez años y se marca como objetivo duplicar en los próximos cinco años


En marzo de 2002 nació Abante Asesores, como una de las primeras entidades de asesoramiento independiente para particulares. Hoy en día, cuenta con 1.000 millones de euros en activos asesorados y se marca como objetivo para los próximos cinco años duplicar ese volumen. Además, prevén contratar 20 nuevos profesionales en los próximos meses.


“Teníamos una idea muy clara cuando empezamos y pese a las complicaciones y momentos buenos y malos que ha habido en estos años, ha primado nuestra convicción”, explica Santiago Satrústegui, presidente y consejero delegado del Grupo Abante Asesores. Esa convicción es, según explican desde la entidad, trabajar del lado del cliente, con una relación a largo plazo tanto con éste como con los profesionales que trabajan en la entidad. Cuando nacieron ofrecieron una presentación en la que explican ese modelo de asesoramiento y, dice Satrústegui, “hoy en día firmarían la misma presentación que entonces”.


Abante Asesores vivió su nivel máximo de volumen en verano de 2007 y actualmente han vuelto a ese nivel histórico, con 1.000 millones de euros en activos asesorados. El crecimiento en los últimos años se ha debido tanto por el efecto mercado como por la entrada de nuevos clientes, con ventas netas positivas en los últimos tres años. Para los próximos cinco años, Satrústegui prevé duplicar ese volumen asesorado.


La entidad cuenta con 3.500 clientes, de los que un tercio tienen servicio de planificación financiera, otro tercio les asesoran sobre todo su patrimonio financiero y otro tercio tienen algún producto financiero suyo, pero no les asesoran. Como entidad, Abante Asesores está compuesta por una agencia de valores, una gestora de IIC y también es EAFI.


En cuanto a sus proyectos de crecimiento, antes de julio quieren ampliar la plantilla en otras 20 personas (actualmente trabajan en Abante Asesores 70 profesionales) y seguir abriendo oficinas, si bien, este no es un objetivo de número, sino de “encontrar a la persona adecuada”. Actualmente, cuentan con oficinas en Barcelona y Valladolid y quieren llegar a tener entre cinco y diez.


Así pues, el objetivo de duplicar sus activos asesorados vendría más por un crecimiento orgánico que por la adquisición de alguna compañía del sector ya que, según dice Satrústegui, es “complicado” que ellos puedan entrar en operaciones de ese tipo por el “fuerte modelo de negocio” que tienen. Reconoce que “están atentos” a todo lo que pasa en el sector y, si encontrasen otra entidad en la que el modelo de trabajo fuera parecido al suyo podrían “buscar la forma de asociarse”, pero siempre primando su modelo de negocio. “Si no, la idea no sería buena”, dice Satrústegui.


“Tenemos oportunidades importantes a través del crecimiento orgánico, aunque eso exige más paciencia”, dice. En todo caso, asegura que la empresa tiene el futuro asegurado. Además de los tres socios fundadores, otros once ejecutivos de la firma ya son socios. “Demuestra que éste es un proyecto de largo recorrido y que el día que los socios fundadores ya no estemos, habrá una transición adecuada, con un equipo directivo de socios que continuarán con el trabajo”, dice Satrústegui.


Respecto, al mercado de las gestoras cree que habrá cambios en el futro ya que las de grandes bancos tienen que redefinirse, mientras que las de las cajas están en pleno proceso de fusiones y, entre las pequeñas y medianas gestoras “algunas están justas de ingresos”. En todo caso, cree que el problema no son las gestoras sino los gestores, ya que “hay muchas entidades pero pocos profesionales” que gestionen y considera que habría que desarrollar un entorno bueno de gestión en España porque, si no, ésta se hará desde fuera. En cuanto al sector de la banca privada, el responsable de Abante Asesores cree que la oferta se está recomponiendo con la reorganización del sector financiero que ha llevado a que pocas entidades estén apostando por el negocio de banca privada, "ya que están ocupadas en recomponer sus balances". Y, por parte de los clientes, la percepción es que ya no se pueden fiar de nadie y ahí es donde entidades como Abante Asesores tienen su oportunidad, según Satrústegui. "Porque ya no se trata sólo de hablar de independencia. También hay que hablar de plazo, porque el largo es lo que te da la perfecta alineación de intereses con tus clientes", dice.


En Abante Asesores, el año pasado lanzaron dos fondos: el Maral Macro, que ya ha alcanzado los 70 millones de euros, y el fondo de gestores españoles Smart-ISH. Por ahora, no tienen previsto nuevos lanzamientos.


Para celebrar sus diez años, la entidad estrena imagen corporativa y prevé llevar a cabo distintos actos a lo largo del año.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído