A la caza de la renta fija sin sobresaltos


según publica Expansión, la renta fija no es tan fija y no todos los fondos de renta fija son iguales. Por eso, hay que tener en cuenta cuatro pautas básicas que permitirán al inversor apuntarse a la moda de la renta fija sin sobresaltos.Entender qué estrategia de divisa sigue el gestor; conocer el grado de exposición tiene el fondo a los cambios en los tipos de interés; comprender el riesgo de crédito y evaluar la habilidad del gestor son las claves para elegir un fondo de renta fija a la medida del inversor. Como así explican los especialistas de Fidelity, el ahorrador está de caza y captura de oportunidades de inversión que sustituyan la pérdida de rentas debida a la caída en los tipos de interés y a la depreciación de los activos.Pero el universo de los fondos de renta fija es más complicado de lo que parece. En la práctica, es común que los fondos de renta fija tengan cobertura de divisa, es decir, eliminen el riesgo de tener activos denominados en otras monedas, lo cual ya es una ventaja. Basta con echar la vista atrás y analizar el impacto que sobre los rendimientos tuvieron los bruscos movimientos de divisa de 2008.El inversor debe implicarse en la forma de actuar de su gestor para vigilar que se acomode a su nivel de riesgo-->Frente a una cesta en divisas, el euro ganó un 4,1 por ciento a finales de 2008. No obstante, carecer de dicha cobertura, tiene sus ventajas si, por ejemplo, el euro cae frente a otras monedas. Por eso, al elegir un fondo, es esencial que el inversor valore qué estrategia de divisas adopta.En todo caso, es el grado de exposición del fondo a las variaciones de los tipos de interés lo que, en gran medida, determina su rentabilidad, especialmente cuanto mayor es el peso de los bonos públicos en la cartera. La ley de oro de la renta fija dice que si los tipos de interés caen, el valor del bono sube. Ahora bien, y en esto hacen mucho hincapié los expertos de Fidelity, no hay que perder de vista la duración del bono.El tiempo que falta hasta el vencimiento da la medida más exacta del grado de sensibilidad de un fondo a las variaciones de los tipos de interés. En la mayoría de los casos, cuanto más tiempo falta hasta el vencimiento, mayor es la sensibilidad de su precio.Como regla general, por cada punto porcentual de movimiento en los tipos de interés, el valor de la cartera de un fondo varía en un porcentaje igual a la duración. Si los tipos bajan un punto porcentual y el resto de los factores se mantienen, un fondo con duración de 7 años aumentará el valor de su cartera un 7%. Si los tipos suben un 1%, el valor del capital de ese fondo caerá un 7%. Como así alertan los expertos de Fidelity, son poco los folletos informativos que facilitan el objetivo de duración del fondo, así que lo mejor es preguntárselo al gestor.Distintas clases de bonos

Un gran desafío a la hora de elegir un fondo de renta fija es entender los tipos de bonos en los que se invierte. El ahorrador no debe olvidar que detrás de la palabra bono lo que hay es un préstamo. No es lo mismo prestar a quien se está seguro que va a devolver el dinero que a quien pueda quedarse con los bolsillos vacíos. En esto consiste conocer el riesgo de crédito, en vigilar la probabilidad de que el emisor incumpla sus compromisos.Ahora bien, este riesgo es un factor de su rentabilidad. En la actualidad, los bonos públicos se han convertido en el refugio de los inversores quemados por la crisis (o sea, todos), lo que ha elevado su precio y mermado su rentabilidad. Un camino inverso al que viven los bonos corporativos, que están en los niveles más baratos desde la década de 1930 en comparación con los bonos soberanos.En esa brecha abierta entre los dos tipos de bonos, sinónimo del gran miedo que tiene el inversor, es en la que andan ahora metidos los inversores profesionales en busca de las mejores oportunidades.Para el particular, sumergirse en los tipos de bonos de su fondo puede ser extenuante. Esto tampoco le debe llevar a elegir sin más bonos públicos y perderse el atractivo de los corporativos, sin necesidad de llegar al extremo de los bonos basura o de alta rentabilidad. La clasificación de la renta fija según el riesgo de menor a mayor es bonos soberanos, bonos corporativos de grado de inversión (con una calificación de Standard & Poors de BBB o superior) y bonos de alta rentabilidad o bonos basura (calificación inferior a BBB).Un examen para gestores

Eres de los que te esfuerzas por batir índices o lo tuyo es copiar. Tienes libertad para ir en busca de la rentabilidad o estás expuesto a restricciones. Hasta qué punto ajustas la duración del fondo a la duración del índice de referencia. Derivados: si o no ¿Cuál es tu margen para invertir en alta rentabilidad? Estas son algunas de las preguntas clave que el inversor debería plantear a su gestor, según los profesionales de Fidelity.Para la mayoría de los ahorradores, la renta fija es sinónimo de inversión conservadora, va a ella para preservar su capital asumiendo que eso no es la ruleta. Sin embargo, puede serlo. El inversor no debe dar nada por sentado y sí implicarse en la forma de actuar de su gestor y sentir que su metodología y sus estrategias se acomodan al nivel de riesgo que se está dispuesto a asumir.

Lo más leído