A&G busca crecer mediante el outsourcing en cajas de ahorro


A&G apuesta por crecer mediante al outsourcing, es decir, gestionar el área de elevados patrimonios de otras entidades, cuya estructura o limitaciones hacen que la externalización de esta línea de negocio les resulte más eficiente. Según publica hoy Expansión, Miguel Irisarri, director general de A&G, señala que su objetivo es captar, como mínimo, 300 millones de euros anuales gestionando el segmento de grandes clientes de gestoras y cajas de ahorro. “En estos momentos, prestamos servicio externalizado a Banco Gallego y a Mutua de Ingenieros, y estamos ultimando algunos acuerdos que se concretarán próximamente”, sostiene.-->Irisarriestima que su división de banca privada registrará un crecimiento anual de 800 millones de euros en los próximos ejercicios y subraya que, “2008, aun siendo uno de los periodos más convulsos de la historia de este negocio, los activos bajo gestión de A&G experimentaron un crecimiento neto de 600 millones”.Sólo en el primer semestre de 2009, A&G ya ha captado 300 millones, gracias, en parte, al fichaje de agentes independientes de otras entidades. Recientemente, Francisco Echevarría, Francisco González y Jerónimo Ortiz de Urbina, que gestionaban en Banco Madrid una cartera de 200 millones de euros, se han incorporado a la firma que dirige Irisarri.A cierre de 2008, la entidad tenía bajo gestión en banca privada 2.580 millones, lo que colocaría a la entidad entre las 10 con mayor volumen en España.-->Su plan de expansión también se ha hecho notar en su presencia territorial y, en lo que va de año, ha inaugurado oficinas en Sevilla y Cantabria. Además, cuenta con centros en Madrid, Barcelona, Valladolid y Tarragona.Una de las claves de la buena marcha de A&G en los últimos meses corresponde a la eficiente gestión del riesgo y a un método de inversión disciplinado. “Pese a las turbulencias de los mercados, en 2008 nuestro cliente más agresivo perdió alrededor del 14% y el comportamiento medio del patrimonio de los inversores ha oscilado entre caer o repuntar un 2%”, asegura.Por otro lado, el directivo valora positivamente la operación por la que, en abril de 2008, el grupo bancario suizo EFG entró en su accionariado con una participación mayoritaria del 72%. “En un momento como el actual, transmite tranquilidad contar con la solvencia de un grupo fuerte como EFG y ello no condiciona nuestra independencia porque la gestión está totalmente delegada”, apunta.

Lo más leído