64 Conferencia CFA INSTITUTE. David Blanchflower; “La Deflación es lo que provoca Insomnio en los Bancos Centrales


Resumen Conferencia de David Blanchflower.

Profesor de Economía de la Universidad de Dartmouth.

Ex-miembro de la Comisión Monetaria del Banco de Inglaterra.

 

   

 

Entre los participantes del mercado financiero, el temor a la inflación parece omnipresente. Sin embargo, en la 64 Conferencia Anual del Instituto CFA, el profesor de economía de la Universidad de Dartmouth, David Blanchflower, sostuvo que, de hecho, "necesitamos una buena dosis de inflación" para ayudar a que la economía mundial crezca. La inflación proporciona a los bancos centrales la oportunidad de elevar las tasas de interés, los que es fundamental, según Blanchflower, porque con las tasas mundiales flotando cerca de cero los bancos centrales carecen de una herramienta crítica para ayudar a estimular la economía.   Otro de los beneficios de la inflación: ayudará a los propietarios de bienes raíces en todo el mundo a recuperarse de sus posiciones de capital negativo, dijo Blanchflower.  

 

El profesor de Dartmouth y ex miembro de la Comisión Monetaria del Banco de Inglaterra señala que los economistas han subestimado la crisis - y, de cara al futuro, tienen una visión demasiado optimista del crecimiento. Frenar las políticas expansionistas y moverse más hacia las medidas de austeridad aumenta el riesgo de una recaída en la recesión. Si eso llegara a ocurrir, la economía mundial tomaría un sesgo deflacionista, lo que es extremadamente difícil de hacer frente para los banqueros. Las medidas de austeridad sólo agravan el problema, argumentó Blanchflower. De hecho, sostuvo que si los políticos no hacen más por estimular la economía, corremos el riesgo de repetir lo que sucedió en Japón.

 

Blanchflower cree que la Reserva Federal de los EE.UU debe iniciar QN3 - y posiblemente QE4.   Según Blanchflower, las tasas de interés es probable que se mantengan bajas para los próximos años. El aumento de los precios del petróleo no indican inflación porque no hay efectos secundarios de esos precios más altos. Sólo cuando los salarios empiezan a subir los bancos centrales se sienten más cómodos para subir las tasas de interés, dijo.   Blanchflower argumentó que el riesgo inmediato para la economía mundial es la deflación, no inflación. El problema es que los ciclos políticos son más cortos que los ciclos económicos y los políticos quieren reducir el déficit. Ese es un objetivo muy arriesgado, dada la débil posición de la economía global actual, dijo. "La reducción del déficit en las profundidades de una recesión, como la actual puede ser un gran error", añadió Blanchflower.   Lo que nos lleva al reto clave para los políticos: La economía mundial necesita crecimiento y un poco de inflación. Pero el crecimiento proviene de los préstamos o los gastos - y ni los bancos ni los gobiernos parecen dispuestos a promover ambos en este momento.

Lo más leído